Actualidad

El mundo del toro despide a Iván Fandiño

Los diestros Javier Conde (I) y Enrique Ponce llegan al funeral de Fandiño./D.L.

“Ha dado la vida por lo que más quería, el mundo del toro”, ha comentado Ponce

M.H.- A las 18:30 de la tarde llegaba el cortejo fúnebre con los restos mortales de Iván Fandiño a su Orduña natal. En la plaza de la Basílica de Santa María, lo esperaba el dolor de los padres, Paco y Txaro, y esposa del malogrado torero, Cayetana García Barona. Junto ellos, las figuras más representativas del mundo del toro como José Tomás, Julián López ‘El Juli’, Enrique Ponce, Miguel Ángel Perera y Espartaco, entre otros, estuvieron presente en el adiós del último torero vasco.

Los acordes del pasodoble ‘Iván Fandiño’, como prólogo al funeral, sonaron más tristes que nunca en el corazón de Orduña ataviada con crespón negro por la pérdida de su torero. Compañeros de profesión del torero vizcaíno Iván Fandiño han trasladado hoy sus condolencias y cercanía a la familia del maestro, al que han rendido su ultimo adiós en la intimidad de la capilla ardiente ubicada en Amurrio (Álava).

Fandiño, de 36 años, murió en la ciudad francesa de Aire Sur L’Adour a consecuencia de una gravísima cornada inferida por un toro de Baltasar Ibán de nombre “Provechito”, que lo corneó en el costado derecho después de perder pie cuando instrumentaba un quite por chicuelinas.

El cuerpo del torero llegó ayer pasadas las 20:00 horas al tanatorio de Amurrio, situado a escasos 10 kilómetros de Orduña, localidad de origen de Fandiño que a las 18.30 de esta tarde acogerá su funeral en la céntrica iglesia de Santa María.

Pasadas las nueve de la mañana han entrado a este tanatorio, instalado en las afueras de la localidad alavesa de Amurrio la esposa, los padres y la hermana de Fandiño. Al lugar se han ido acercando también algunos de los compañeros de profesión del maestro mientras continuaba el goteo de coronas y ramos de flores.

Antes, los maestros Enrique Ponce, El Fandi, Curro Díaz, Pepín Liria, Luis Miguel Encabo, Javier Conde, Paco Ureña y Juan Antonio Ruiz ‘Espartaco’, habían llegado con semblante serio para trasladar sus respetos a un torero del que han destacado su “seriedad” y cuya muerte en la “flor de la vida” han lamentado.”Una gran pérdida para el mundo del toro”, “nunca lo olvidaremos”, “estará en nuestros corazones” son algunas de las frases que se han podido escuchar a las puertas de este tanatorio.”Esté donde esté que lo saquen por la puerta grande porque ha sido un hombre grande”, ha dicho un emocionado Espartaco, ante los periodistas.

Enrique Ponce ha destacado “el sentido de la pureza” que Fandiño tenía “en todas sus formas, desde con el capote hasta con la espada”, y ha puesto en valor las “muchísimas cosas” que ha aportado la mundo de la tauromaquia: “Se ha ido uno de los grandes de los últimos diez años”. Fandiño, ha añadido, “salía siempre a la plaza a darlo todo” y “ha dado la vida por lo que más quería, el mundo del toro”, ha dicho Ponce, que no encuentra “consuelo” ante “una tragedia de esta magnitud”.

A la par que llegaban los toreros al velatorio lo han hecho las numerosas coronas, ramos y centros de flores que desde los más diversos puntos de España han puesto color y olor a un día triste, de semblantes serios, lágrimas y abrazos.Iván Fandiño, padre de una niña que aún no ha cumplido dos años, era muy querido por los aficionados a los toros de la comarca y contaba también con el cariño de sus vecinos de Orduña. De hecho fue el pregonero de las fiestas de la localidad en 2015, por lo que se espera esta tarde que su funeral sea multitudinario.

A esta celebración religiosa está previsto que acudan, además de los toreros que esta mañana se han acercado a la capilla ardiente, otros compañeros de profesión que también quieren darle su último adiós.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets