A CONTRACORRIENTE

A CONTRACORRIENTE Opinión

¿Es fascista el humor?

Enrique Arias Vega / A CONTRACORRIENTE