Valencia

Buzos valencianos realizan este domingo una ofrenda floral a la Virgen sumergida en el Puerto desde hace 40 años

Organizado por el Club GISED, en la romería marítima participa el barco oceanográfico de la UCV

MH.- Un total de 16 buzos valencianos realizarán mañana, domingo 21 de mayo, una ofrenda floral a la imagen de la Virgen de los Desamparados que desde hace 40 años se encuentra sumergida a diez metros de profundidad, cerca del Real Club Náutico de Valencia.

La ofrenda se realiza con motivo de la fiesta en honor a la patrona de los valencianos, celebrada el pasado domingo, contará con la participación de un centenar de invitados y comenzará a las 9.15 horas con una misa en honor a la Mare de Déu en el Real Club Náutico, han explicado fuentes del club de buceo GISED Valencia, entidad organizadora.

A continuación, invitados y submarinistas “serán trasladados en barcas, en una romería en la que participa el barco oceanográfico del Grado en Ciencias del Mar de la Universidad Católica de Valencia (UCV)”.

Una vez en la zona donde está la imagen sumergida, y tras rezar una oración “por los fallecidos en el mar”, comenzará la ofrenda floral desde las barcas, seguida por la inmersión de 16 buzos, “que llevarán ramos de flores hasta la imagen de la Virgen, a diez metros de profundidad”. Por último, tras regresar al Puerto, tendrá lugar “una dançà en honor a la Virgen, del grupo de danzas San Vicente Ferrer del Altar de Russafa”.

Igualmente, varios buzos limpiarán, previamente, la imagen sumergida de forma que quede lista para la celebración de la ofrenda, en cuya organización también participa el Real Club Náutico de Valencia y tiene como colaboradores a la UCV, las asociaciones Altar de la Pila Bautismal y Altar de Russafa de San Vicente Ferrer y Cruz Roja.

La imagen fue esculpida hace 40 años

La imagen sumergida fue esculpida en bronce en 1977 por el escultor Ignacio Cuartero Fernández, miembro del grupo de buceo GISED Valencia. Tras permanecer más de 30 años bajo el mar, a 14 metros de profundidad frente al faro de Valencia, la imagen fue extraída en 2007 debido a las obras en el Puerto, circunstancia que fue aprovechada para restaurarla y exponerla. En 2009 volvió a ser sumergida “en un lugar más accesible, frente al espigón situado junto a sus instalaciones, a 10 metros de profundidad”.

Además, desde 1996 los submarinistas realizan otra ofrenda floral a la imagen sumergida, en la semana del 9 de octubre, Día de la Comunitat Valenciana, organizada también por el club GISED Valencia, que este año cumple el 60 aniversario de su fundación, y por la Agrupación de Fallas del Marítimo.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets