Deportes

España, campeona de Europa Sub-17 tras vencer (4-1) en la tanda de penaltis a Inglaterra

Nacho Díaz consiguió igualar en el descuento para forzar la tanda decisiva

IT.- Otra vez campeones. España se coronó este viernes campeona del Europeo Sub-17 tras derrotar en los penaltis a Inglaterra por 4-1. El tiempo reglamentario había acabado con empate 2-2, gracias a un agónico tanto de Nacho Díaz tras un saque de esquina cuando ya pasaba un minuto del tiempo de añadido que había concedido el colegiado.

Los futbolistas de Santi Denia, pese a ir siempre a remolque en el marcador, lograron forzar los penaltis en los que impusieron su mayor fuerza mental ante un rival que ya estaba celebrando el título antes del segundo tanto español. El partido tuvo un inicio aburrido, en el que ambos equipos priorizaron no cometer errores antes que arriesgar para inaugurar el marcador. Pese a ello, Inglaterra pegó primero a los 18 minutos de partido. Fue tras un jugadón de Hudson-Odoi que, tras plantarse en el área, disparó colocado con la fortuna de que Hugo Guillamón desvió lo justo para que el balón se colara dentro de su portería.

El gol en contra hizo reaccionar a la selección. Ferran Torres y Abel Ruiz, los jugadores españoles más destacados de la final, perdonaron el empate. El valencianista disparó fuera contra el lateral de la red, mientras que el azulgrana remató desviado de volea. Guillamón pudo resarcirse de su acción en el 0-1, pero el central blanquinegre no acertó a rematar de cabeza tras el saque de esquina.

Pero España logró empatar gracias a una buena combinación entre dos jugadores del FC Barcelona. Abel Ruiz leyó a la perfección un pase al espacio de Moha y, tras pisar el área, cedió atrás para la llegada del lateral Mateu Morey, que fusiló a Bursik. Quedaban solo dos minutos para el descanso.

Vuelve a marcar Inglaterra

En la reanudación, Hudson-Odoi inquietó con dos acciones consecutivas, pero se encontró con sendas intervenciones de Álvaro Fernández. Pero a la tercera Inglaterra logró el 1-2. Foden soltó un zurdazo desde fuera del área que sorprendió a todos para anotar un tanto que parecía sentenciar la final (min. 58).

Entonces Santi Denia dio más libertad a Sergio Gómez y el azulgrana casi lo recompensa con un gran disparo con la zurda que se marchó rozando el larguero. Se iba acabando el tiempo y España parecía gastar el último cartucho con un remate de Miranda que Bursik desvió a córner.

Los penaltis

Era el tiempo de añadido. El danés Jens Maae había dado cuatro minutos extra y el reloj ya marcaba el 85’. El banquillo inglés ya estaba celebrando cuando España iba a lanzar un córner. Era la última opción del campeonato e incluso el portero Álvaro Fernández había subido a rematar. El balón lo lanzó Sergio Gómez directamente a la cabeza de un Nacho Díaz que anotó el milagroso 2-2 que ponía fin al tiempo reglamentario y daba paso a los penaltis.

El tanto fue un auténtico jarro de agua fría para los ingleses, que ya no reaccionarían. Encima el seleccionador Steven Cooper había sustituido a sus tres mejores hombres (Foden, Hudson-Odoi y Sancho) en los últimos cuatro minutos de partido para perder tiempo.

Desde los once metros España impuso su fuerza mental de haber sido capaz de levantar una final que parecía completamente perdida y transformó sus cuatro lanzamientos. En cambio, Brewster y Denny fallaron sus lanzamientos y España sumó su tercer título de la categoría desde que se juega en este formato.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets