Valencia

Denuncian irregularidades en las primeras diligencias del siniestro provocado en Oliva por la conductora ebria y drogada

La AUGC denuncia incompatibilidad en la instrucción de un capitán de la Guardia Civil que asistió como letrado a la conductora ebria y drogada que causó la muerte de tres ciclistas y dejó con heridas muy graves a otros dos

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) en la Comunidad Valenciana ha denunciado este jueves las “irregularidades” detectadas respecto a “las circunstancias que rodearon las primeras actuaciones policiales e investigaciones primordiales para el esclarecimiento de la responsabilidad del accidente ocurrido el pasado día 7 de mayo en el municipio de Oliva que dejó tres fallecidos y dos heridos graves ciclistas vecinos de la localidad de Jávea”.

En un comunicado, la AUGC recuerda que “la presunta responsable” del siniestro “conducía bajo las influencias de bebidas alcohólicas y drogas y fue asistida en sede policial por un letrado que, además, tiene la condición de capitán de la Guardia Civil”.

Según la nota, “este mando del Cuerpo, ha ejercido como tal en la demarcación de ocurrencia del fatídico accidente y por tanto conocidos por todos, lo que generó una sensación de desconcierto entre el personal interviniente al no entenderse en un principio en calidad de que estaba presente dicho mando en el lugar”.

Desde AUGC Comunidad Valenciana “se desconoce si dicho Capitán dispone de la compatibilidad para la actividad de la abogacía, que entendemos legítimo el derecho de una segunda actividad laboral para los guardias civiles, siempre amparada por el cumplimiento de la estricta normativa que la Institución exige a los miembros del Cuerpo, donde cabe la defensa y asesoramiento jurídico como letrado, pero lo que no se concibe es que tenga lugar sobre propias actuaciones policiales o litigios donde interviene la Guardia Civil”.

Según la organización, “la actitud de dicho mando en calidad de letrado defensa de la investigada por el presunto delito de homicidio por negligencia, fue beligerante con los miembros del Cuerpo, generando dudas sobre la correcta actuación del personal de tráfico del Destacamento de Tráfico de Gandía, de quienes AUGC no duda de su indiscutible profesionalidad”.

Por todo ello, AUGC Comunidad Valenciana “exige la apertura inmediata de información reservada con la finalidad de esclarecer los hechos”.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets