Opinión

Narcisos en vinagre

Vicente Torres

Vivimos unos tiempos en los que si uno da una patada en el suelo brota un número considerablemente mayor de narcisistas que en otras épocas.

Les comentaba a unos amigos que el mayor que he conocido fue uno que me dijo en Facebook una de las frases más divertidas que se pueden leer: «Tu sabiduría te ha permitido ver la mía.». Pero en una ocasión que le llevé la contraria me borró, porque su tiempo es muy valioso y no podía perderlo conmigo, adujo. Me privó con ello de asistir a una interminable serie de mensajes de autobombo que me producían regocijo.

Pero poco después de haberlo señalado me arrepentí, porque recordé a otro de uno de cuyos libros escribí una reseña muy cariñosa, pero en ella no le reconocí su superioridad sobre Darwin, motivo por el que ha roto toda relación de amistad conmigo y ya han pasado años y su rencor pervive.

Otro narcisillo, aparentemente de tono menor, fue uno que a unas amistades nuevas les dijo, entre otras informaciones sobre su persona, lo siguiente: «soy sensible a los halagos.», poniendo énfasis en el soy, alargando la o, y también en la siguiente palabra, y en este caso fue la i la beneficiada, en cuya pronunciación hizo la voz más aguda. Como dijo Hamlet, si nos tuvieran que tratar según nos merecemos, nos molerían a palos a todos. Tengo la seguridad de que esta persona haya leído Hamlet, e incluso puede que más de una vez, pero no lo ha hecho para aprender, sino para poder decir que la ha leído.

Sin olvidar a quien me dijo: «Que mire la wikipedia y verá quién soy», y ese ‘soy’ en su boca, parecía más grande que el sol. Pero no hacía falta mirar la wikipedia.

Tampoco falta el que siento un clasista cabal intenta convencer a los demás, y a sí mismo, de que es campechano y asequible a todos. Si no fuera porque daría muchas pistas si lo hiciera, explicaría las maniobras con las que pretende disimular su egoísmo.

En el mundillo de los poetas también abundan, aunque en este caso hay ocasiones logran reconvertir en obras de arte esa admiración que sienten por sus propias personas.

print
Comentarios

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Buenos días


Cáete siete veces y levántate ocho-proverbio japones.

PAGOS CON PAYPAL O TARJETA DE CRÉDITO (Pulsar Botón "COMPRAR AHORA" )

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

Colegio Regina Carmeli.- Paterna

EL PLANTÍO

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos

ES NOTICIA… Alcoy vuelve a rendirse a la espectacularidad de sus Entradas de Moros y Cristianos


Alcoy ha revivido este domingo las batallas de la Reconquista con sus Entradas de Moros y Cristianos, declaradas de Interés Turístico Internacional. La coincidencia con el fin de semana y la meteorología, que finalmente ha respetado el día más llamativo de estos festejos, contribuyeron al lleno absoluto, con miles de personas que ocuparon al milímetro balcones y aceras de las principales calles del centro de la ciudad. Tras la primera Diana, que empezó cuando apenas rompía el alba, arrancó desde El Partidor la Entrada Cristiana, que este año corrió a cargo de la Filà Navarros. Desde lo más profundo de los bosques del norte, envueltos en un halo de misticismo, hicieron su entrada las tropas del Capitán, figura que encarnó el veterano festero José Vicente Jornet. Le precedieron grupos de amazonas y bailes de sobrecogedores aquelarres, así como imágenes tan espectaculares como las que dejaron los Zanpantzar, procedentes en este caso del pueblo de Ituren. Estos personajes tradicionales de la cultura vasca, que anuncian la llegada del carnaval agitando sus cuerpos de paja y sus cencerros, deleitaron al público con sus movimientos y contundentes sonidos.
elmundo.es

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Sígueme en Twitter