Opinión

Pokemonadictos

Susana Gisbert

 

Lo confieso. No tengo la aplicación de Pokemon Go ni he jugado a ello. Llaménme rarita, pasada de moda o reaccionaria, pero la verdad es que la cosa no me atrae. Al menos de momento, que no digo yo que no pueda pasar como en su día con los teléfonos móviles, que muchos afirmaban que nunca se someterían a semejante esclavitud y hoy los han convertido en un apéndice de su brazo. Nunca se sabe.

Pero hasta hoy sigo virgen de Pokemon y continúo observando ojiplática la que se ha liado con los dichosos dibujitos que a mí, la verdad –segunda confesión- siempre me han parecido entre feos y horrorosos, incluso cuando no eran más que unos bichitos animados al uso. Accidentes o facturas astronómicas han sido algunas de las consecuencias que nos han mostrado los informativos, además de las obvias pérdidas de tiempo que el jueguecito de marras supone. O no. Depende de cómo se vea.

A mí, que pertenezco a esa generación en que las máquinas de juegos estaban en unos locales llamados “recreativos” muy frecuentados para saltarse clases, o en un rincón escondido de algunos bares, me llama la atención que la gente se vuelva loca ante la llegada de un juego al que no ha tenido oportunidad de jugar nunca –salvo descargas ilegales, claro-. Y lo primero que me pedía el cuerpo era ponerme a escribir estas líneas para ponerme a criticarlos como si no hubiera un mañana. Incluso pensé en titular a este artículo “Tontemon”. Pero un artículo compartido en redes sociales por un amigo me hizo darle una repensada a la cosa. Y enfriar el primer calentón, que una buena dosis de pingüinos nunca viene mal. Y ya no veo tan criticable la cosa, siempre que no se pase de su justa medida.

Lo de las quedadas a cazar pokemon puede ser hasta bueno. O al menos, mejor que quedarse en casa jugando a cualquier otro vídeo juego sin contacto humano o metiéndose telebasura en vena o exponiéndose a sobredosis incontroladas de internet. Aunque se gasten datos y batería a cascoporro. Todo es cuestión de usar el cerebro, esa parte de nuestra cabeza tan infrautilizada en muchos casos. Y seguro que de ahí puede salir algo bueno.

Y ahí es donde está el problema. En quienes usan el juego y como lo hagan, no en el juego mismo. Algo asì como pasaba –o pasa- con la moda de los selfies. Nada tiene de malo hacerse un autoretrato junto a la Torre Eiffel o la Fontana de Trevi si se hace turismo, aunque sí lo tiene si para lograrlo uno pone su vida en peligro intentando perspectivas imposibles para epatar al personal.

Así que cacen Pokemons si la batería de su móvil y su tarifa de datos lo permite, siempre que lo hagan con conocimiento y eso no les impida hacer cualquier otra cosa de las realmente importantes.

Y si no, siempre cabrá la desintoxicación. Igual dentro de un tiempo hay clínicas con gente confesando que era Pokemonadicto y sometiéndose a sofisticados tratamientos para dejar de perseguir a Picachu.

Pero por si acaso, lo dicho, usen el cerebro. No duele. Aunque tal vez eso sí que cree una adicción peligrosa. O no.

@gisb_sus

print

1 Comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ELVIS, EL BLANCO QUE CANTÓ COMO UN NEGRO
Ayer por la noche, decenas de miles de personas pasearon, velas en mano, cerca de Memphis, por los jardines de Graceland, la excéntrica mansión que mandó construir «el Rey». Hoy se cumplen cuarenta años del día en que fue encontrado muerto en el baño de su habitación, en el final de una agonía marcada por la adicción a los fármacos. Las llamas de quienes participaban en la vigilia dedicada a Elvis –se esperaban unas cincuenta mil personas, en una procesión que se extendió hasta entrada la madrugada– emitían una luz diferente a las de los racistas de Charlottesville. Elvis fue un blanco que cantó como un negro en los años 50, que rompió barreras raciales en la música –cuando los éxitos de los negros no se colocaban en las mismas listas que los de los blancos– y que supuso un puente en la cultura popular hacia los logros de los movimientos a favor de los derechos civiles en los años 60.

********************************

Ninguna universidad española entre las 200 primeras del ranking de Shangai
El ojo ha de descender hasta el puesto 239 para encontrar una universidad española en el Ránking de Shanghai, una de las clasificaciones mundiales más reconocidas en lo que a excelencia universitaria se refiere y cuyo total asciende a 500. Casi en la mitad de la tabla se asienta la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y le siguen otros 10 centros españoles, algunos muy cerca de la cola, como la Universidad del País Vasco (492) y la Universidad de Valencia (495). También se pierde fuelle desde un ángulo más general pues, si en 2015 fueron 13 las universidades españolas dentro de este ránking, en 2016 pasaron a ser 12 y, ahora, son 11, al salir de la lista la Universidad Rovira i Virgili.
********************************

La imagen de España cotiza al alza en los medios de comunicación internacionales
«Llegué a Madrid en diciembre de 2012, justo a tiempo para celebrar la Navidad más desoladora que la ciudad había visto en una generación. El país se tambaleaba y estaba al borde de la ruina». Así recuerda Tobias Buck, corresponsal del Financial Times en Madrid, sus primeros días en España. En su carta de despedida, que se hizo viral en las redes sociales a las pocas horas de publicarse, Buck describe una realidad desgarradora: «España estaba en una recesión y sufriendo una crisis de desempleo que haría que la tasa de paro alcanzase el 27% unos meses después de mi llegada», sigue la misiva.

Hoy España crece a más del 3%, se ha convertido en un socio fiable en Europa y la tasa de desempleo ha experimentado la mayor bajada de la serie histórica en junio y ha alcanzado los niveles de antes de la crisis. La «marca España» ha pasado de ser la de un país desolado por los efectos de la crisis a ser un país en alza

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets