Valencia

La Unidad de Hemodinámica de Sant Joan realiza 20.000 cateterismos en 15 años

Se trata de la segunda de la Comunitat en número de intervenciones coronarias, realizando más de 1.100 anuales y más de 1.700 procedimientos diagnósticos

La Unidad de Hemodinámica del Hospital Universitario Sant Joan d’Alacant, integrada en el Servicio de Cardiología, cumple 15 años de servicio a su área de referencia en la provincia de Alicante y acaba de alcanzar la cifra de 20.000 procedimientos realizados desde su apertura en el año 2001. En ella trabajan, como cardiólogos intervencionistas, el responsable de la misma, el doctor Ramón López y los doctores Araceli Frutos, Pilar Carrillo y Alberto Cordero, así como personal de enfermería especializado y especialmente preparado para procedimientos urgentes.

En la actualidad, cuando la unidad cumple su cateterismo número 20.000, es la segunda sala de la Comunitat en número de intervenciones coronarias, realizando más de 1.100 anuales y más de 1.700 procedimientos diagnósticos.

En sus 15 años de vida, la unidad ha aumentado su cartera de servicios, adaptándose a todas las innovaciones aparecidas en el tratamiento de la enfermedad coronaria y en otras patologías estructurales de válvulas o cavidades cardiacas. Así, se han introducido nuevas técnicas de diagnóstico intracoronario, tratamientos para prevenir las embolias de origen cardiaco y para la hipertensión arterial refractaria.

Los cambios en el perfil de la población y la concepción de la enfermedad, han hecho que, durante los últimos años, la edad de los pacientes intervenidos sea cada vez mayor. En este sentido, “un 23% de los pacientes que atendemos tienen más de 75 años y un 19% más de 80”, explica el responsable de la Unidad. “El paciente de mayor edad que hemos tratado a consecuencia de un infarto presentaba 97 años. Sin embargo, en los tres últimos años también hemos asistido a 31 pacientes menores de 40 años con infarto; el más joven con sospecha de infarto tenía tan sólo 17 años”.

La necesidad de atender un número cada vez mayor de casos urgentes ha hecho que la Unidad de Hemodinámica de Sant Joan establezca un horario flexible, “con prolongaciones frecuentes de la jornada laboral a la tarde, en días que pueden llegar a hacerse más de 15 cateterismos en la única sala que posee el laboratorio”, sostiene el doctor López.

Además, la Unidad participa desde el año 2013 en el plan Código Infarto de la Conselleria de Sanitat, como unidad acreditada de primer nivel. La población de los departamentos de salud de Dénia, Villajoyosa y Sant Joan, como los del resto de la provincia en otros hospitales, disponen de un servicio que posibilita el traslado al Hospital Sant Joan y el tratamiento inmediato de su infarto para intentar que las complicaciones de esta enfermedad, siempre grave, sean las mínimas.

Un equipo de hemodinámica, compuesto por un cardiólogo intervencionista y dos enfermeros especializados, permanece localizado las 24 horas del día, los siete días de la semana, para la realización de cateterismos cardiacos de carácter urgente y abrir la arteria que causa el infarto en el menor tiempo posible. “Esto se lleva a cabo en menos de dos horas desde el primer contacto médico (en la práctica totalidad de los casos, en menos de 90 minutos) con unas cifras de complicaciones inferiores a las establecidas como control en este tipo de planes”, subraya el jefe de la Unidad. Desde el inicio se han tratado más de 300 pacientes anuales, cumpliéndose los objetivos establecidos por el plan y las guías internacionales.

La Unidad de Hemodinámica fue inaugurada en mayo de 2001 por la doctora Araceli Frutos. Tras unos meses funcionando únicamente como sala para la realización de estudios diagnósticos, pronto empezó a ofrecer una amplia gama de tratamientos para la enfermedad coronaria. Bajo la dirección del doctor Juan Miguel Ruiz se estableció como segunda Unidad de Hemodinámica de la provincia de Alicante. Desde 2006, bajo la dirección del doctor Ramón López, se apostó por la realización de los procedimientos por la arteria radial (ubicada en la muñeca del paciente), realizándose, en la actualidad, más del 92% de las intervenciones por esta vía, incluso en situación de urgencia en el infarto agudo de miocardio.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets