Opinión

LA YENKA

Jose Segura / LA YENKA

El análisis, el comentario, la ironía y el sarcasmo a ritmo del famoso baile de los años 60

21/07/16. DERECHA. Hoy me toca bailar una Yenka, al borde de la ruina, con la ministra de Trabajo en funciones, Fátima Báñez, que no ha dudado en volver a tirar mano de la hucha de las pensiones, esta vez para pagar el IRPF correspondiente a los pensionistas. Cuánto morro y cuánta incertidumbre. No sé qué es peor.

19/07/16. DERECHA. Bailo la Yenka, por segunda vez en pocos días, con la avinagrada Ana Pastor, recién elegida para presidir el Congreso de los Diputados. Tengo serias dudas de su capacidad de empatía, paciencia y mano izquierda, para abordar las fuertes discusiones que se aventuran durante esta legislatura en el Congreso. Igual la han puesto por eso los del PP.

18/07/16. DERECHA. Hoy, 18 de julio, bailo una Yenka llena de reproches con todos aquellos reaccionarios, que todavía se sitúan mental y políticamente en aquellos oscuros días que dieron pie al golpe militar que acabo, cruelmente, con la II República. ¿Cuántas generaciones de españoles tendrán que pasar para que volvamos a ser un país normal y unido?

14/07/16. ATRÁS. Bailo hoy una Yenka euroescéptica con el abogado general de la Unión Europea, que sin cortarse un pijo dictamina que los reclamantes contra las cláusulas suelo en sus hipotecas tienen razón, pero se les debe devolver sólo parte del dinero porque la banca podría salir perjudicada. La Unión Europea sigue sin ser de los ciudadanos. Es la de siempre, la de los mercaderes.

13/07/16. DERECHA. Hoy me toca bailar la Yenka con la antipática ministra de Fomento Ana Pastor, que en su visita de ayer a Valencia, soportó de mala manera las quejas de nuestros dirigentes políticos ante la falta de acción sobre el prometido corredor mediterráneo. No sólo mintió, diciendo que ya estaba en obras, sino que salió pitando, dejando a políticos, empresarios y periodistas plantados y sin novia.

11/07/16. ATRÁS. Bailo hoy un Yenka escandalizada con la directiva del FC Barcelona, que ha montado la indefendible e insultante campaña “Todos somos Messi”, cuyo fin es la defensa del recientemente condenado jugador. Que uno de mis clubes preferidos nos llame a todos los fans defraudadores, usuarios de paraísos fiscales o condenados por la justicia, no resulta agradable ni razonable. ¿Creerá el ladrón que todos son de su condición?

Twitter: @jsegurasuarez

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets