Cultura

Els Tornejants y la Muixeranga d’Algemesí en la Plaza del Patriarca

Con entrada libre, la actuación comenzará a las 21 horas en el claustro y pasará a continuación a la plaza

iV.com.-  Incluída dentro del ciclo Serenates, la actuación forma parte de la programación de la Feria de Julio que organiza el Ayuntamiento de Valencia en diversos espacios de la ciudad. Els Tornejants y La Muixeranga son las dos danzas más emblemáticas de la procesión de la Mare de Déu de Salut de Algemesí, declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Els Tornejants es una especie de danza guerrera, de contenido caballeresco y místico, que pone en evidencia la destreza y habilidad de un grupo de caballeros ataviados con pulcros trajes que juegan con la gravedad del ritmo de las toscas percusiones del timbal. Esta danza, iniciada en el siglo XVIII (todo hace pensar que hacia 1747), es el único baile que se integra dentro de la parte religiosa de la procesión entre los asistentes a la misma.

Siete son los bailarines que ejecutan los diversos bailes, uno de los cuales es el paje, que es el encargado de santificar por delante del resto el lugar por donde después ha de pasar la dama a la que protegen, la Mare de Déu de la Salut. También se incluyen en el baile.

Los bailes pueden ejecutarse por uno, dos, cuatro o seis bailarines, siendo los principales ‘Floretes’, ‘Sis puntes’, ‘Magos’ y ‘La fuga’ (el más representativo). También se bailan ‘Carreretes’, ‘Cadireta’, ‘Crussà’ y ‘Quatre cares’.

‘La Fuga’, el baile de mayor duración y belleza, consta de paseo, torneo y cabriolas. Se baila con seis danzarines. Recuerda simbólicamente un torneo medieval y acaba con una genuflexión reverencial.

Els bastoners. Img. deceroadoce.es
Els bastoners. Img. deceroadoce.es

Muixeranga

Más de tres siglos de historia y una importante carga simbólica ha hecho de la Muixeranga la imagen más conocida de la ciudad de Algemesí. La primera noticia documentada sobre la danza data del Llibre de Comptes de la vila de 1733, pero se cree que es mucho más antigua.

Els (los) “muixeranguers”, vestidos con una indumentaria característica hecha con telas de colchón, evolucionan con la música de la dolçaina y el tabal, realizando una serie de tradicionales cuadros plásticos que culminan con el alzamiento de las conocidas torres.

La música de esta danza de Algemesí presenta dos tonadas básicas, Muixeranga y Floret. La primera acompaña el alzamiento de las torres y la segunda el baile. Hay una tercera “Dies Irae” que suena en la figura del Entierro.

Solemne y cadencioso, el sonido de la Muixeranga ha extendido su carga simbólica más allá de Algemesí hasta llegar a convertirse en Patrimonio Cultural de todos los valencianos. Comienza con el marcado ritmo de los “tabals”, cuando la base de la torre toma forma y no paran hasta que se deshace del todo. Las “dolçaines” comienzan la melodía cuando se forma la segunda altura y la repiten hasta que la figura es rematada por un niño o una niña.

La muixeranga recibe, por parte de los ‘castellers’ de Cataluña, el reconocimiento generalizado como el origen del antiguo “Ball dels valencians” que en el siglo XVIII se extendió por las comarcas del Principado y evolucionó hasta los actuales ‘castells’.

 

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets