Cultura

Sólo la Feria de San Isidro genera un impacto de 414 millones en la Comunidad de Madrid

Con una media de espectadores por día en 2015 de 20.976 espectadores

iV.com.- La Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (Anoet), junto al Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, ha presentado un informe económico y estadístico de la actividad taurina, en el que concluye que los toros generaron un impacto de 414 millones de euros en 2015 en toda la región.

Ese cifra se extrae a través de un procedimiento matemático llevado a cabo por Mar Gutiérrez López, secretaria técnica de Anoet, con los datos oficiales facilitados por el Centro de Asuntos Taurinos, todos procedentes del ejercicio de 2015.

Según el informe, el impacto directo de los toros en la Comunidad de Madrid es de 120 millones de euros, mientras que el impacto indirecto en el turismo, hostelería y transportes, además de otros sectores intermedios relacionados indirectamente con la tauromaquia, asciende a 232 millones.

Gutiérrez señala además que el impacto inducido que se produce sobre el nivel de renta de los trabajadores y profesionales contratados incide también sobre la economía al incrementar la capacidad de compra y ahorro de los mismos en 62 millones.

El estudio analiza también el número de festejos taurinos celebrados en 2015: un total de 942 espectáculos en 116 municipios, es decir en el 65 % de las localidades de la región.

Esta cifra supone un 5 % menos con respecto a 2014, pero, aunque haya decrecido el número de espectáculos, el informe recoge que durante 2015 ocho poblaciones se han sumado a la organización de festejos en comparación con el ejercicio anterior. Anoet achaca ese ligero retroceso en la actividad taurina al reajuste municipal tras la elecciones municipales de 2015.

También hay lugar a un análisis sobre los partidos políticos que gobiernan en los municipios donde hay toros, con un 50 % del PP, un 30 % del PSOE, un 14 % de grupos independientes, un 5 % de Podemos y un 1 % de Ciudadanos.

Las poblaciones donde no se dan festejos taurinos corresponden en un 44 % a gobiernos del PP, un 24 % del PSOE, un 12 % de grupos independientes, otro 12 % de Podemos y un 8 % de Ciudadanos.

El periodista económico Juanma Lamet, presente también en la presentación de este informe a los medios, en Las Ventas, hizo una comparativa a cerca de la afluencia de público a los toros con el de otras disciplinas culturales o deportivas.

En la Feria de San Isidro del año pasado se registró una media por tarde de 20.976 espectadores, un 88 % del aforo de Las Ventas, a pesar de que la ocupación media durante toda la temporada baja hasta el 61 %.

Con estos datos, Lamet asegura que los toros tienen más ratio de ocupación que los hoteles, que albergan alrededor de un 68,5 % de media durante el segundo mes más fuerte del año para el sector como es el de mayo.

Para Lamet la media de gente que va a los toros por San Isidro casi triplica a la del baloncesto e, incluso, a la de muchos estadios de fútbol, la única excepción del Santiago Bernabéu, que tiene un promedio de ocupación del 89 % de las 81.000 localidades con las que cuenta.

Por Las Ventas pasan cada año 920.000 personas, una cifra, para Lamet, mayor que toda la afluencia a la danza en toda España; el teatro, en cambio, cuenta con casi el doble de espectadores más, sin embargo, su recaudación anual es menor, 96,1 millones frente a los 120 que genera de impacto directo el toreo, añadía finalmente el periodista.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets