Opinión

Fotos de menores en la red

Enrique Arias Vega / A CONTRACORRIENTE

Que me aspen si entiendo esa tonta manía de inundar las redes sociales con fotos de nuestros hijos y de nuestros nietos.

Contradictoriamente, nos desgañitamos, por una parte, en defender los derechos individuales; el primero de todos, la privacidad personal. Por otra, nos pasamos por el arco de triunfo ese derecho al colocar en la red imágenes muchas veces ridículas de nosotros mismos y de nuestro entorno, al alcance de cualquier persona y con cualquier intención.

¿Cómo vamos, pues, a educar a nuestros menores de edad en el respeto y la protección de la intimidad y la privacidad personales cuando nosotros somos los primeros en vulnerar dichos valores?

En teoría, y según la ley, “los menores tienen derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen”. Tanto es así, que los profesionales de los medios de comunicación se tientan muy mucho la ropa antes de sacar la figura de un menor sin permiso de sus padres. Es más: suelen tapar o pixelar su rostro, incluso en las situaciones más inocuas, aun a riesgo de hacer menos inteligible la información de que se trate.

Todo, antes de que les caiga un puro legal por el uso indebido o expuesto de la imagen del menor. En su prevención, los medios hasta velan el rostro del niño o niña, aunque haya muerto y ya no tenga, por desgracia, derechos que preservar.

Por eso, resulta hiriente y paradójico que quienes más obligación tienen de respetar y proteger la imagen de los pequeños (sus padres, parientes y tutores) sean quienes más la exponen a su utilización inadecuada o incorrecta por parte de cualquiera: desde la exhibición de circunstancias grotescas hasta su posible utilización por grupos criminales o pedófilos.

No se trata de ninguna exageración. Menos, todavía, si se tiene en cuenta que la pervivencia de esas imágenes en la red es permanente y que su difusión resulta incontrolada. Por eso, caso de producirse luego el arrepentimiento, nos encontramos ante un hecho definitivo e irreversible.

@EnriqueAriasVeg

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets