Entretenimiento

La Filmoteca estrena ‘Las lágrimas de África’, el desamparo de los inmigrantes subsaharianos

Este martes 26 de abril, a las 18.00 horas, dentro del ciclo “Refugiados en la pantalla. Abrir los ojos, abrir las puertas”

La Filmoteca estrenará el martes 26 de abril, a las 18.00 horas, el documental “Las lágrimas de África” (2015), de Amparo Climent, dentro del ciclo “Refugiados en la pantalla. Abrir los ojos, abrir las puertas”, que organizan la Filmoteca y Cruz Roja Española. El documental será presentado al público por la propia Amparo Climent, que estará acompañada por la cineasta Giovanna Ribes, como representante de la asociación de mujeres cineastas CIMA.

“Las lágrimas de África” muestra la situación de desamparo de los inmigrantes subsaharianos que intentan llegar a Europa por mar o saltando la valla de Melilla en busca de un futuro mejor. El documental es el viaje que Amparo Climent realizó desde el madrileño barrio de Lavapiés hasta la valla de Melilla y de ahí a los campamentos de migrantes de Bolingo y el monte Gurugú, lugares donde cientos de africanos y africanas se esconden antes de intentar cruzar “la frontera sur”.

Filmado y narrado en primera persona por la propia artista, el documental parte de la decisión de Climent de viajar en 2014 a Melilla para conocer lo que estaba ocurriendo. Una vez allí recorrió la valla y los campamentos de Gurugú y Bolingo en Marruecos; presenció varios “saltos”, y conoció las historias de vida de quienes allí habitan. Su trabajo se convierte así en un valioso documento de denuncia, lleno de humanidad.

Con motivo de la actual crisis de refugiados en Europa, La Filmoteca ha organizado el ciclo “Refugiados en la pantalla. Abrir los ojos, abrir las puertas”, sobre migraciones forzosas en el marco de la campaña de sensibilización de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja “Proteger la humanidad – Acabar con la indiferencia”.

El objetivo de este ciclo organizado en colaboración con Cruz Roja Española es promover la solidaridad y la empatía con las personas migrantes en situación de vulnerabilidad, y una llamada a su protección como una cuestión de responsabilidad colectiva.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets