Valencia

Universalidad, igualdad y calidad como objetivos fundamentales del IV Plan de Salud

Puig presenta el IV Plan de Salud 2016-2020 Comunitat Valenciana

iV.com.- El President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, acompañado por la consellera de Sanidad, Carmen Montón, han presentado esta mañana la estrategia base del del IV Plan de Salud 2016-2020 que representan las “líneaa maestras” para conseguir una sanidad valenciana “más igualitaria y de más calidad”.

El jefe del Consell ha remarcado en su intervención que este plan, llevado a cabo por la Conselleria de Sanitat i Salut Pública, junto a una comisión de expertos del ámbito sanitario, es un “plan de valores y principios, entre los que destacan la equidad, la sostenibilidad, la solidaridad y la respuesta a los nuevos retos” y que, a su vez , habla de “horizontalidad, gobernanza, participación, calidad, responsabilidad, transparencia e innovación”.

Siguiendo esta misma línea se ha pronunciado la consellera de Sanitat i Salut Pública, Carmen Montón, que ha destacado en el inicio de la presentación que con este plan estratégico se pretende “tener un marco más allá de lo estrictamente sanitario” y promover desde el Consell que la salud esté presente en todas las políticas de la Generalitat.

Puig ha incidido en la necesidad de un sistema de financiación “justo” para la Comunitat Valenciana con el fin de continuar avanzando en materia de sanidad, ya que, como ha recalcado, “un país que no ofrece las mismas oportunidades de salud a todos los ciudadanos, no es el país en el que queremos vivir y convivir”. En este sentido, Puig ha señalado que resulta “repugnante” que una parte de la población de la Comunitat Valenciana no tenga acceso a la sanidad por su origen y que otra haya tenido que renunciar a tratamientos “porque la pensión no alcanza para poder pagarlos”.

Eficiencia en la prestación sanitaria

En cuanto a la cooperación sanitaria público-privada en la Comunitat Valenciana, el President de la Generalitat ha remarcado que “este gobierno está de acuerdo”, pero, a su vez, Puig ha insistido en la necesidad de “buscar la mejor eficiencia, tanto para el sector público, como para el privado, ya que la decisión no puede estar decantada en favor de un interés particular”.

En este sentido ha reivindicado que la buena colaboración público- privada “exige subordinar el interés particular al interés general, un objetivo que se logra cuando la administración dispone de conocimiento real y veraz sobre como se gestiona el servicio”.

Responsabilidad de los profesionales sanitarios

Por último, el jefe del Consell ha reivindicado con “enorme orgullo” a los más de 65.000 profesionales sanitarios de la Comunitat Valenciana, que hacen posible que día a día funcione el sistema valenciano de salud, “incluso en condiciones económicas tan ajustadas como las actuales”, ha aseverado el Presidente Puig.

Tal y como ha asegurado Ximo Puig, “su capacidad, dedicación, sentido de la responsabilidad y entrega proporcionan la seguridad más importante en la vida de los humanos; la seguridad sobre la propia vida”.

print

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets