Valencia

El Valencia y Alcácer se reivindican (4-0)

El delantero de Torrent lidera el triunfo con un ‘hat trick’ contra el Eibar en Mestalla

Miguel Ortiz.- Este Valencia es otro. Vence y convence. Desde el primer minuto hasta el noventa. Una delicia. Destila actitud, intensidad y fútbol y la grada disfruta de lo lindo. Ni los más viejos del lugar recuerdan ver jugar así a los suyos en el coliseo de la avenida de Suecia. El conjunto blanquinegro pasó por encima, arrolló al Eibar en Mestalla (4-0) en la trigésimo cuarta jornada de Liga y dio un paso de gigante en la clasificación. Ya es octavo en la tabla con 43 puntos y está a seis del Sevilla que perdió contra el Sporting de Gijón en El Molinón.

El gran protagonista de la noche fue Paco Alcácer que volvió a ver portería a lo grande. Firmó un ‘hat trick’ en la primera parte y lideró la goleada de los de Pako Ayestarán. Desde el pitido inicial encerraron a su adversario en el área, eran un vendaval. El esférico sólo tenía un dueño, la escuadra vasca era un muñeco de trapo a manos de los locales. Y el primer tanto no se hizo esperar. Corría el minuto 10 cuando Parejo fue derribado dentro del área, penalti como una catedral. En un gran gesto, el de Coslada cedió el cuero al de Torrent que no se lo pensó.

Riesgo detuvo la pena máxima del ‘9’ de España pero el rechace lo metió para dentro con soltura. Como necesitaba Alcácer volver a saborear las mieles del gol. La banda derecha del conjunto de la capital del Turia era un puñal, Cancelo –que recuperaba la titularidad después de la lesión- y Rodrigo Moreno levantaban al público de sus asientos. Una exhibición de potencia y talento. Tras una tímida llegada de los visitantes, continuó la traca.

Precisamente fue el lateral portugués quien centró atrás y ‘Paquito’ fusiló según le venía a la red, tiene dinamita en las botas. El reloj no marcaba ni la primera media hora de juego, la parroquia se frotaba los ojos. Rodrigo Moreno parece otro, estuvo a punto de subir el tercero al luminoso pero su internada en el área finalizó con un lanzamiento por encima del larguero. Y cuatro minutos antes del descanso llegó el triplete de Alcácer.

La combinación entre Rodrigo y Cancelo por la banda diestra fue para grabar en vídeo y el centro del primero encontró al de Torrent quien, libre de marca, cabeceó al fondo de las mallas. El publicó enloqueció con su capitán coreando su nombre como en las grandes ocasiones, como en las tardes-noches de gloria.

Paco Alcácer hizo 3 de los 4 goles del Valencia.
Paco Alcácer hizo 3 de los 4 goles del Valencia.

El Valencia continuó con la misma intensidad en la reanudación con Pako Ayestarán dirigiendo como un ‘General’ desde la banda. La presión era asfixiante, el Eibar pedía la hora y quedaba todo un mundo. Una dejada de Alcácer atrás en el interior del área fue empalada por André Gomes al larguero. Y en el minuto 56 se agrandó la herida con el cuarto. Una triangulación bestial entre Rodrigo y Cancelo, dos estiletes, fue culminada por éste último picando el cuero con mucha elegancia por encima de Riesgo.

Mestalla hacía la ola, cantaba, reía y disfrutaba. El Valencia bajó el pistón, lógico, pero aún así, Parejo pudo hacer la ‘manita’ en dos ocasiones y Alves realizó dos paradones en el sprint final del choque. Así, el Valencia puede volver a soñar, continúa recortando terreno al pelotón de cabeza de la clasificación y ya está a seis puntos de un Sevilla que le puede dar el billete para disputar la próxima edición de la Europa League.

El conjunto blanquinegro ha pasado del miedo al descenso a tener una nueva ilusión. Difícil, sí, imposible, no. Sí se puede.

Abdennour se luce y Gayá reaparece tras le lesión de Siqueira

El trabajo de Pako Ayestarán está permitiendo ver un ‘nuevo fichaje’ en el Valencia. No es otro que Aymen Abdennour que ha pasado de ser muy criticado por la grada a ser uno de los baluartes de la defensa junto con Mustafi. Rápido al corte, sacando el balón jugado y una colocación exquisita. A destacar también la reaparición agridulce de José Luis Gayá que reemplazó a Siqueira que se volvió a resentir de sus molestias. Pese a ello, el técnico vasco reconoció en sala de prensa que el lateral zurdo valenciano terminó ‘tocado’ el encuentro y esta posición llegará ‘coja’ al enfrentamiento del domingo contra el Getafe en el Alfonso Pérez.

Datos del partido.-

Valencia CF: Diego Alves, Joao Cancelo, Mustafi, Abdennour, Siqueira (Gayà, m.17), Javi Fuego, Parejo, André Gomes (Enzo Pérez, m.61), Rodrigo, Paco Alcácer (Negredo, m.69) y Santi Mina.

SD Eibar: Riesgo, Capa, Ansotegui, Ramis (Dos Santos, m.82), Juncà (Lillo, m.46), Dani García, Escalante, Keko, Adrián, Inui y Borja Bastón (Sergio Enrich, m.63).

Goles: 1-0, m.10: Paco Alcácer. 2-0. mo.28: Paco Alcácer. 3-0, m.40: Paco Alcácer. 4-0, m.56: Cancelo.

Árbitro: Estrada Fernández (comité catalán). Amonestó por el Valencia a Abdennour y vieron la cartulina por el Eibar Dani García y Ansotegui.

Partido disputado en Mestalla ante 35.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del ex portero del Valencia Quique Martín, que jugó en el club entre 1951 y 1956.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets