Actualidad

Metrovalencia instala la apertura y cierre centralizado en otras diez estaciones de superficie

Las puertas se abren y se cierran a una hora programada y la iluminación de vestíbulos y andenes se realiza de forma automática

iV.com.- Metrovalencia ha instalado la apertura y cierre centralizado de los edificios de diez estaciones en superficie y el control de la iluminación de vestíbulos y andenes.

Tras una inversión de 232.881 euros, FGV ha puesto en servicio este sistema en los inmuebles de Villanueva de Castellón, Alberic, Llíria, Benaguasil 2º, Rafelbunyol, L’Eliana, L’Alcúdia, Alginet, Bétera, y Massamagrell. La Cañada y Museros cuentan con él desde 2014.

De esta manera, tanto la puerta automática como las iluminaciones indicadas pueden ser controladas desde la propia estación o desde la sede de FGV en València Sud, bien directamente por el operador de Telemando situado en el Puesto de Mando las 24 horas del día, bien a través de las rutinas horarias programadas.

De esta forma, a la hora programada de apertura se abre la puerta de vestíbulo de la estación y el sistema decide, en función de la luminosidad ambiental, si debe encender los alumbrados de andén y de vestíbulo. También a la hora programada para el cierre, baja la puerta automática y se apagan las luces de la estación.

Como funcionalidades adicionales, si durante el proceso de cierre se detecta alguna presencia dentro del vestíbulo (una persona que no ha salido a tiempo y se ha quedado atrapada), no se cierra la estación y se avisa al operador de Telemando.

Además, en caso de estar cerrado el vestíbulo y detectarse presencia dentro del mismo, se encienden las luces de manera automática para poder visualizar a través de las cámaras situadas en el vestíbulo qué es lo que ha pasado y quién se encuentra en las instalaciones después de la hora prevista. La existencia de interfonos en el interior del edificio de la estación garantiza la comunicación entre la persona encerrada y los agentes del Puesto de Mando.

Desde el punto de vista de la instalación de las estaciones, se renueva el Cuadro General de Baja Tensión, se incorpora una puerta automática enrollable con detección de paso y de atrapamiento, se dota tanto a los andenes como al vestíbulo de sensores fotométricos para el control lumínico, se instala un detector volumétrico para presencia en vestíbulo y se implementa una botonera de control dentro de la taquilla para el mando manual, tanto de la puerta como de los alumbrados.

Dichas instalaciones suponen una mejora en la operatividad de los sistemas de las estaciones, ya que permite, de manera automática, poder actuar sobre la puerta de vestíbulo y sobre los alumbrados.

Además, el operador de Telemando tiene una visión instantánea del estado de los sistemas, a la vez que de sus alarmas, lo que reduce los tiempos de los trabajos de reparación y mantenimiento.

Y, por último, la existencia de un sistema de control de alumbrado, el cual se enciende o apaga en función de la luminosidad ambiental, permite aprovechar al máximo la luz diurna, lo que se traduce en un ahorro energético.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets