Educacion

Casa Caridad abre la primera escuela infantil para niños en riesgo de exclusión social

Con la denominación Escuela Infantil Obra Social “la Caixa”, acogerá a 45 niños de 1 a 3 años procedentes de familias con escasos recursos

iV.com.- Casa Caridad ha puesto en marcha hoy su escuela infantil Obra Social “la Caixa”, ubicada en el barrio de Benicalap. Una jornada en la que este nuevo centro ha recibido a sus primeros niños que, de forma progresiva y en grupos reducidos para favorecer su integración, acudirán a las aulas del centro. Se trata de 45 menores de 1 a 3 años provenientes de familias en riesgo o situación de exclusión social.

Este centro, que ha contado con el apoyo de la Obra Social “la Caixa” para su adecuación y mantenimiento, está preparado para atender hasta 90 menores de forma totalmente gratuita, lo que supone una gran ayuda para los padres al no tener que afrontar los gastos de matrícula, mensualidades, comedor, material o uniforme. En ella, y del mismo modo que en el resto de escuelas de Casa Caridad, se sigue el programa de la Conselleria de Educación para el primer ciclo de Educación Infantil y además, se trabaja con los más pequeños las rutinas, normas de comportamiento y costumbres que permitan a los niños obtener un correcto y completo desarrollo. Y no solo eso, con este servicio, la entidad benéfica permite conciliar la vida laboral y familiar a los padres y madres de los menores.

El curso arranca con tres aulas en funcionamiento, dos para niños de 1 a 2 años y una clase para menores de 2 a 3 años de edad. Se trata en su mayoría de pequeños provenientes de familias que ya habían enviado la solicitud para las otras escuelas de la Asociación pero que, debido a la elevada demanda de este servicio, se habían quedado en la lista de espera para poder acceder a ellas. Así, el equipo de profesionales encargado de liderar este centro está formado por una directora, un trabajador social, tres tutoras de aula y una veintena de voluntarios.

Además de este nuevo recurso, denominado Escuela Infantil Obra Social “la Caixa” y situado en el Multicentro Social de Benicalap, Casa Caridad dispone de tres escuelas infantiles más, una en Valencia (Paseo de la Pechina nº 9) y dos en Torrent (Calle Santa Lucía nº 38-40 y calle Virgen de Fátima, nº 19, este último de titularidad municipal).

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets