Entretenimiento

El ‘Huevo de Colón’ en el Príncipe Felipe

Con esta máquina, en la que un huevo de metal gira y se sostiene de pie atrapado en un campo magnético, Tesla dio una original interpretación a la leyenda del huevo de Colón al tiempo que demostraba la eficacia de su motor de inducción

iV.com.- Cuando se visita la exposición “Nikola Tesla. Ideas como relámpagos” es posible comprobar cómo funciona un motor de inducción con rotor en forma de huevo llamado “Huevo de Colón ” de Tesla.

Se trata de un motor semejante al que fue expuesto en la Feria Mundial de Chicago de 1893, organizada con motivo del 400 aniversario del descubrimiento de América. Tesla dio una original interpretación a la leyenda del huevo de Colón y demostró al mismo tiempo la eficacia de su motor de inducción basado en el campo magnético giratorio.

La historia de este original motor comenzó unos años antes, en 1886. Tesla funda su propia compañía, la Tesla Electric Light & Manufacturing pero un año más tarde es expulsado por sus accionistas. Después consiguió llamar la atención de Alfred S. Brown, director de la Western Union, la empresa que administraba el telégrafo.

Ante las reticencias de los inversores, les contó la historia del huevo de Colón y les pidió su apoyo si conseguía que un huevo se mantuviera de pie sobre su extremo. Tesla construyó una máquina en la que un huevo de metal giraba y se sostenía de pie atrapado en un campo magnético rotatorio. Como sus socios eran gente de palabra, en 1887 constituyeron la Tesla Electric Company, en la que ellos ponían el capital y Tesla 50 de sus patentes.

Estas y otras curiosidades sobre Tesla pueden conocerse en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, en la exposición “Nikola Tesla. Ideas como relámpagos”, de la Fundación Telefónica, que recorre la vida y trayectoria de este científico e inventor y sus aportaciones al progreso.

Tesla concibió la corriente alterna, fue pionero en tecnologías visionarias para su época como la robótica, los aviones de despegue vertical, las luces de bajo consumo, las energías alternativas o la transmisión sin hilo de electricidad.., e incluso es autor de la primera demostración de comunicación por radio en 1893, tres años antes que Marconi. Tras caer en desgracia en los albores del siglo XX, fue olvidado hasta su recuperación ya en el siglo XXI.

print

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

ES NOTICIA

ATENTADO EN BARCELONA
Harry Athwal, el turista británico que no quiso dejar morir solo al niño Julian en el suelo de La Rambla

Harry Athwal es un turista británico de 44 años que durante las últimas horas se está convirtiendo en Reino Unido en el símbolo de valentía, humanidad y ayuda a las víctimas de los atentados en Barcelona y Cambrils por su actitud con Julian Cadman, el niño australiano de siete años que los Mossos han confirmado que murió en el ataque terrorista en La Rambla. Este inglés de Birmingham se encontraba en el balcón del primer piso de un restaurante de La Rambla en el momento del atentado del pasado jueves. Desde allí vio el ataque y tras pedir a sus acompañantes que no se movieran de ahí, bajo a prestar ayuda. “Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente a él”, declaró Athwal al periódico británico Mirror. “Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre”, afirma. “Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle”, asegura. Aunque la policía le reiteró varias veces que debía moverse ya que los terroristas podrían regresar, Athwal se negó a dejar a Julian. “Se parecía a mi propio hijo. Era de su misma edad, unos siete u ocho años”, asegura. “Nunca vi su rostro pero me consuela saber que tenía alguien con él”, recuerda Athwal, que tuvo que llamar repetidamente a los servicios de emergencia para que atendiesen al chico. “Había tanto pánico, la gente gritaba y había muchos cuerpos para atender”, indica. Posteriormente se reunió con su hermana y el resto de sus acompañantes en una farmacia donde esperaron hasta la medianoche cuando la policía llegó y les hizo marchar. Harry Athwal, que regresó a La Rambla para unirse al minuto de silencio, aseguró que se quedarían hasta el lunes tal como habían planeado. “Se lo debemos a Barcelona”, añadió.
(El Mundo)

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

LISTADO MENSUAL DE ENTRADAS

Últimos Tweets