Cultura

Semana Santa Marinera, fiesta de Interés Turístico Nacional

La Semana Santa de Valencia es Marinera porque nació junto al mar y quienes la iniciaron, fortalecieron y mantuvieron a través de las distintas épocas, sorteando toda clase de dificultades, fueron personas relacionadas con el mar

iV.com.- Tradición, historia, Fe y sentimientos. Los Poblados Marítimos de Valencia albergan una Semana Santa en la que destaca una de sus tradiciones, la intimidad que envuelve las celebraciones, como es el caso de la costumbre de albergar las imágenes en las casas particulares, propiedad de fieles a quienes les ha correspondido, favorecidos por sorteo.

Allí esperan las visitas de cuantos quieren acercarse hasta ellas para orar, pedir o, simplemente hacerles – tal vez buscando – compañía. La costumbre es que, tras la procesión de la Visita a los Monumentos, durante la noche se sucedan las visitas a las imágenes.

El Viernes Santo el calificativo de Marinera adquiere todo su esplendor. Es lógico pues que en el programa de actos se tenga un recuerdo para quienes fallecieron en el mar. Una corona, una oración, un recuerdo.

Temprano por la mañana se cumple una tradición cada vez más arraigada en el programa de actos, el Encuentro de los Cristos del Salvador y del Salvador y del Amparo, momento que cada vez reúne a más fieles. Tras el Encuentro, ambas imágenes, en horario distinto, se desplazarán hasta la orilla de la playa donde se pronunciará una oración por cuantos han fallecido en el mar. La Hermandad del Cristo de Medinaceli rendirá el mismo homenaje, el Domingo de Resurrección, en aguas del puerto.

Las imágenes de los Cristos son portadas sobre el pecho de sus fieles. A continuación, las calles se llenarán de la representación de las diferentes estaciones del Via Crucis, entre las cuales goza de mayor audiencia las del Encuentro de la Madre con su Hijo y la del Encuentro de Jesucristo con la Verónica.

Al anochecer, tendrá lugar la Procesión del Santo Entierro, momento cumbre de las celebraciones de la Semana Santa Marinera de Valencia. Antes se celebraba una procesión en cada parroquia. Desde el año 1930 se organiza conjuntamente.

En la Plaza de Vallivana, inmediata a la de los Ángeles, se congregan imágenes, hermandades, personajes bíblicos, clavariesas, músicos, mezclados con el público y los familiares que hasta allí se acercan para retocar el traje u ofrecer el último bocado reparador.

Lentamente se va componiendo la procesión, catequesis plástica, ordenada, íntima, emotiva, constituyendo el acto colectivo más importante de la Semana Santa Marinera de Valencia.

En la solemne procesión del Santo Entierro del Viernes Santo articipan las 30 hermandades, cofradías y corporaciones que integran la Semana Santa Marinera, con sus imágenes, tronos-anda, personajes bíblicos, cruces guía y bandas de música y de cornetas y tambores.

La Procesión General del Santo Entierro, que tiene una duración aproximada de cinco horas, es un solemne cortejo que recorre las calles de los Poblados Marítimos como una representación plástica y artística de la Pasión de Cristo: Última cena, flagelación, juicio, sentencia, camino al calvario y muerte. En ella predomina el silencio y el recogimiento, así como las tonalidades oscuras en los trajes de los cofrades.

Cuando en la medianoche del Sábado, llega la Resurrección, una explosión de alegría mediterránea se apodera de todo el Marítimo. Por doquier se expulsa lo viejo para dejar paso a lo nuevo. Desde los balcones se lanzan a la calle platos, cazuelas o, simplemente, agua. Hay que protegerse. Las tracas llenan de ruido y aroma a pólvora las calles. En las casas donde están las imágenes, los colores oscuros se cambian por el blanco. La tristeza desaparece, el Marítimo se impregna de la alegría de la Resurrección.

Ya en la mañana del Domingo de Resurrección Jesucristo se encontrará con su Santa Madre. Es un momento de intensa emoción. Representado por personajes bíblicos o expresado mediante zarandeos de las andas, el acto condensa la alegría de la Resurrección. El sencillo acto queda rubricado por el ruido de tracas, la suelta de palomas y el lanzamiento de flores, convirtiendo el conjunto en un acto de gran emotividad y belleza.

A continuación tiene lugar el Comulgar de Impedidos. Se llamó la Procesión de las Luces, aludiendo a los cirios que los marineros portaban para acompañar al Santísimo Sacramento hasta las casas donde vivían enfermos o impedidos que no podían desplazarse hasta la parroquia para recibir la Sagrada Forma.

Mientras, la Semana Santa Marinera de Valencia celebra el domingo su tercer acto colectivo: el Desfile de Resurrección, un acto único en toda España, lleno de color, flores y música, y en el que participan las 31 hermandades, cofradías y corporaciones que integran la Semana Santa Marinera, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional.

Añadir comentario

Pincha aquí para escribir un comentario

InformaValencia, en Facebook

InformaValencia, en Facebook

Últimos Tweets