Valencia

El circo ruso de Sueca-Literato Azorín, Ninot idultat infantil 2016

En segundo lugar, Na Jordana, seguida de Ceramista Ros-Jose María Mortes Lerma

El ninot infantil de la Falla Sueca-Literato Azorín, obra del artista Sergio Gómez, que representa una escena previa a la actuación de un circo ruso, no se quemará el día 19 de marzo por los votos de los visitantes a la Exposició del Ninot.

Es una pieza muy cuidada y llena de detalles. El espejo, la mesita, el baúl y la estantería con varios peluches, colores e imágenes que han convencido al público para que la escena total se salve del fuego purificador de la nit de la cremà.

En segundo lugar ha quedado la Falla de Na Jordana, con una escena de Joan Blanch, con unos niños que se encuentran a punto de darse un beso de consuelo tras una jornada dura de actos falleros.

En la tercera posición ha quedado la comisión Ceramista Ros. J.M. Mortes Lerma. Obra de Pedro M. Rodríguez Martín, el ninot muestra la relación de los niños con el deporte.

En la escena, una chica observa a sus acompañantes de escena con un perro: los protagonistas son dos chicos sentados. Uno de ellos, pasado de forma, se come una gran hamburguesa mientras su amigo no tiene fuerzas ni para beber utilizando un sistema de poleas para levantar un botijo.

print
Comentarios

Buenos días


El secreto de la educación reside en respetar al pupilo. (Ralph Waldo Emerson)

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

ES NOTICIA… Segunda estrella para Francia

Ganó Francia, probablemente el fútbol que se avecina. Y si el futuro ya está aquí, trae a Mbappé a toda pastilla, como sucedió hace sesenta años con Pelé. Él le dio valor a centrocampistas de altos hornos como Kanté y Pogba. Y a centrales que valen como laterales (Pavard y Lucas) para borrar fronteras y complejos. Y a centrales de mucha fibra y buen pie como Varane y Umtiti. Y a un fabuloso Griezmann, reorientado a jugador total. Habrá que acostumbrarse, que no es lo mismo que enamorarse. Una selección de más de 1.000 millones de euros metida en cintura por Deschamps, capaz de quitarle los defectos colectivos a costa de ensombrecer las virtudes individuales. Pero una selección campeona, al fin y al cabo, que quedará para la historia. Un equipo en mate que sucede al brillo de España y Alemania y un jugador, Mbappé, que aspira a la posteridad.

as.com

RÓTULOS CARDONA

Sígueme en Twitter