Poesía



Poesías para la Paz

Miguel Hernández, en dedicatoria a Vicente Aleixandre de Viento del pueblo (1937), nos proporciona las más hermosas palabras sobre el compromiso de la poesía con la vida

















Crucificado

«Y moriré contigo, no por esperar el Paraíso, porque esperar no espero nada, ni tan siquiera la gloria de los hombres que no es más que vanidad crucificada»