Michael Robinson

Gallina de piel

No es ya que tanto Robinson como Cruyff sacaran partido de sus defectos en el campo lingüístico, sino que los potenciaban como si fueran humoristas