Álabe

Era imposible que un cometa rutilante, con polvo de estrellas por colita, no tuviese a un tonto mirando por el telescopio