Literatura

A mi pianista

La melodía sonaba triste, como tristes parecían tus ojos, viajaba de tu ventana a mi terraza. Según tocabas, la intensidad iba subiendo y yo capté que algo te ocurría






Martina ama a escondidas

Lo sabía por experiencia, y no por la suya sino por Diana, que había tenido tres relaciones, una por cada año de instituto y lo único que había sacado de ello eran malas notas y…