Una banda estafa 110.000 euros robando datos bancarios desde el móvil

Un agente de la Policía Nacional y otro de la Guardia Civil escoltan a uno de los detenidos por la estafa telefónicaUn agente de la Policía Nacional y otro de la Guardia Civil escoltan a uno de los detenidos por la estafa telefónica./GUARDIA CIVIL

Los cabecillas son dos parejas, con vivienda en el Cabañal, que utilizaban a toxicómanos como ‘mulas’ del dinero, a cambio de droga

Valencia, lunes 20. 11. 23

REDACCIÓN informaValencia.com

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Guardia Civil, han desarticulado una organización criminal, liderada por dos parejas asentadas en el valenciano barrio del Cabañal, dedicada a cometer estafas mediante phishing y SIM swapping.

La operación, según han informado hoy ambos cuerpos policiales, se ha saldado con la detención de 36 personas en las provincias de Valencia y Alicante, como presuntas responsables de defraudar más de 110.000 euros a 15 personas a través de técnicas de ingeniería social. Tras el duplicado de la tarjeta SIM del móvil de las víctimas, accedían a sus cuentas bancarias y ordenaban transferencias fraudulentas a cuentas virtuales de la organización para realizar compras en grandes superficies comerciales.

La investigación comenzó hace aproximadamente un año, en el marco de las operaciones ‘Besos-Silueta’, desarrolladas conjuntamente por el Grupo de Ciberdelincuencia de la Jefatura Superior de Policía Nacional de Valencia y el Equipo @ de la Guardia Civil de Llíria, al tener conocimiento de la comisión de múltiples estafas mediante técnicas de ingeniería social en las que los presuntos autores conseguían hacerse con información sensible de las víctimas, con el objetivo de acceder a sus cuentas bancarias.

Loading...

De hecho, la semana pasada trascendió el caso de una víctima, un hombre de 75 años, vecino de Llíria, a quien los estafadores llegaron a timar 11.700 euros con este método, aunque la rapidez con que actuó el Equipo @ de la Guardia Civil de la capital del Camp de Túria permitió recuperar prácticamente todo el ‘ciberbotín’: 11.250 euros. En ese caso, los estafadores le convencieron de que iba a obtener una alta rentabilidad invirtiendo en criptomonedas, por lo que el hombre acabó instalándose en su teléfono móvil una aplicación que, en realidad, era la puerta de entrada para que los delincuentes le robaran los datos bancarios y se llevaran su dinero en transferencias a cuentas virtuales. En su caso, le convencieron tras averiguar, a través de fuentes abiertas de Internet, que había tenido problemas en el pasado con la Agencia Tributaria.

Se trata de un mismo modus operandi casi idéntico al de los ahora detenidos. Según ha informado hoy la Policía Nacional, las primeras indagaciones en la operación Besos-Silueta permitieron averiguar que los sospechosos contactaban con los afectados mediante llamada telefónica, haciéndose pasar como organismos o empresas para conseguir datos de carácter privado. Una vez recabada la información, usurpaban la identidad de las víctimas para llevar a cabo duplicados de las tarjetas SIM de sus líneas telefónicas, ocasionándoles la pérdida total del control de sus terminales.

Estas artimañas tenían como objetivo penetrar en la cuenta bancaria de las víctimas, ordenando transferencias no consentidas a tarjetas virtuales vinculadas a la organización criminal. Para conseguirlo, se valían de los números de teléfono de los estafados que les permitía confirmar las operaciones fraudulentas a través de claves de verificación recibidas por SMS.

Pagaban en droga a los testaferros

Así, según han informado fuentes policiales, una vez que avanzadas las pesquisas, los investigadores lograron identificar a dos hombres y dos mujeres, los presuntos cabecillas de la organización, afincados en el barrio del Cabañal, en el valenciano distrito del Marítimo. Estos a su vez captaban a intermediarios que actuaban como testaferros o ‘mulas’ humanas para recibir el dinero recaudado, entregándolo posteriormente a la organización a cambio de una contraprestación económica o pequeñas dosis de estupefacientes, aprovechando la circunstancia de su posible adicción a las drogas.

La operación culminó recientemente con la detención de 36 personas en las provincias de Valencia y Alicante, la mayoría con antecedentes policiales, como presuntas autoras de 15 delitos de estafa, 15 de usurpación de estado civil, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Be the first to comment on "Una banda estafa 110.000 euros robando datos bancarios desde el móvil"

Leave a comment

Your email address will not be published.