ACTUALIZADO CULTO Cultura

Miles de valencianos en la Gran Vigilia Diocesana del Centenario de la Coronación

Miles de personas llenan la Plaza de Toros de Valencia en la Gran Vigilia Diocesana del Centenario de la Coronación/AVAN
Miles de personas llenan la Plaza de Toros de Valencia en la Gran Vigilia Diocesana del Centenario de la Coronación/AVAN

La devoción por la Virgen de los Desamparados desborda la Plaza de Toros de Valencia

Valencia, domingo 30. 04. 23

ANTONIO CASAÑ

Alrededor de 12.000 personas participaron ayer tarde en la Gran Vigilia Diocesana celebrada en la Plaza de Toros de Valencia, presidida por el arzobispo de Valencia, monseñor Enrique Benavent, con la presencia de la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados, acto organizado con motivo del Centenario de la Coronación Canónica de la Mare de Déu.

Con mucha emoción, los asistentes rezaron, asistieron a la eucaristía, escucharon los himnos hechos para la ocasión y estallaron a eso de las ocho de la tarde cuando la «Verge» entró en la plaza. La imagen procesional de la Virgen de los Desamparados entró en su “maremóvil” hasta la Plaza de Toros y ya en el coso taurino, fue recibida con una  gran ovación y aplausos del público, y después miembros de los Seguidores de la Virgen la llevaron en andas hasta el escenario donde ha sido colocada.

Miles de valencianos llegados desde todos los puntos de la Comunidad, organizados por parroquias, comunidades religiosas, colegios y de manera particular, con amigos o con familias, recibieron a la Virgen con una salva de aplausos y vivas estalló en la plaza. Todos en pie y muchas lágrimas. Era un momento histórico, como histórica era la conmemoración del Centenario de la Coronación. Sonaba la canción «Alabat Siga», especial para el momento.

El acto comenzó con el rezo de tres misterios del Rosario acompañados de distintos testimonios y posteriormente la Gran Vigilia continuó con la procesión y exposición del Santísimo, el canto del Aleluya y la proclamación del Evangelio, seguida por la homilía a modo de reflexión por parte del Arzobispo de Valencia.

Loading...

Después, tras un silencio meditativo, tuvo lugar el estreno de la canción eucarística “Ven y Adora” compuesta para la Gran Vigilia e interpretada por el coro diocesano que se ha formado expresamente para este acto, compuesto por 30 voces, de distintos movimientos y realidades de la Diócesis, y religiosas de las Siervas del Hogar de la Madre, responsables del coro.

Tras la reserva del Santísimo, el Arzobispo ha dirigido el rezo del Padrenuestro y ha impartido la bendición. El final de la Gran Vigilia consistió en una ofrenda de flores ante la imagen de la Patrona y, finalmente, se cantó el “Himno de la Coronación”.

Monseñor Benavent

El Arzobispo de Valencia, monseñor Enrique Benavent, presidió anoche la multitudinaria y emotiva Gran Vigilia Diocesana, celebrada en la plaza de Toros en el marco del Centenario de la Coronación de la Virgen de los Desamparados, en la que aseguró que la Mare de Déu “nos cuida con amor, su presencia nos sostiene, nos anima y hace fecunda la labor evangelizadora de nuestra Iglesia” por lo que “no podemos imaginar cómo sería nuestra vida cristiana y la vida de nuestra diócesis sin Ella”.

Ante una plaza abarrotada y volcada con enorme devoción ante la presencia de la imagen peregrina de la Virgen de los Desamparados, monseñor Benavent quiso agradecer en primer lugar el trabajo e implicación de “todos los que habéis preparado con ilusión esta Vigilia diocesana, a todos los que habéis animado, participado y preparado este encuentro, iniciativa impulsada por el cardenal Antonio Cañizares”.

“María siempre ha estado presente en el camino de la Iglesia, desde sus mismos inicios, y también hoy nosotros sentimos su presencia y sabemos que Ella hace suyas las necesidades de cada uno de nosotros y de nuestra diócesis. Sabemos que su presencia a lo largo de la historia de nuestra Iglesia diocesana ha sido una gracia ”, aseguró el Arzobispo.

Por ello, “a tanta gracia recibida hemos de responder con agradecimiento. Que desde lo más profundo de cada uno de nosotros la primera palabra que le digamos al Señor esta tarde en nuestra oración sea gracias”.

 

 

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Campo de Golf El Castillejo, Alcalá de la Selva