Salvo y Martínez, alarma social

Aurelio Martínez y Amadeo Salvo, únicos reponsables de la ruína del Valencia CF/ARCHIVO SUPERDEPORTEAurelio Martínez y Amadeo Salvo, únicos reponsables de la ruína del Valencia CF/ARCHIVO

Los responsables de la venta del Valencia a Meriton se sientan en el banquillo, acusados de no exigir garantías

Valencia, miércoles 29. 03. 23

ANTONIO SILVESTRE

Tan sólo había una docena de valencianistas esperándoles en los juzgados para recriminarles como se merecen por la estafa moral y material que perpetraron estos dos sujetos con la venta del Valencia CF a Meriton. No estaban ni Libertad, ni Torino, ni la Asociación de Peñas, ni los maledicientes informadores que arruínan a diario el prestigio del club y ponen en peligro su supervivencia con sus ataques a un anciano multimillonario que puede hacer lo que le venga en gana con la entidad, incluso venderla a alguien todavía peor.

Loading...

Amadeo Salvo y Aurelio Martínez actuaron con mala fe en la venta del Valencia, defendiendo exclusivamente sus intereses personales y profesionales en su propio beneficio y lo que es mucho más grave, en beneficio de Bankia, un banco rescatado con dinero de todos los españoles. En lugar de presentar un concurso de acreedores, buscaron la comisión y la protección de su futuro empresarial y político. El club les importó una mierda.

Ahora, ambos personajes se sientan en el banquillo de los delincuentes para una causa menor. Porque el mal ya está hecho y tiene dificil reparación ante el «meninfotisme» valenciano habitual. Un mal que está muy cerca de destruir a un club centenario, alma y vida de cientos de miles de valencianistas en todo el mundo, su historia y su palmarés, labrados a base de generaciones de aficionados que hicieron suyo el escudo y trasladaron a sus hijos y nietos el amor y la pasión por unos colores.

Estos dos individuos, Martínez y Salvo, han generado una verdadera alarma social en Valencia y por eso deberían ser juzgados con la mayor severidad y el máximo rigor que ofrezcan las leyes vigentes en este sentido. Ellos dos y no otros, son culpables de cercenar miles de euros gastados por los seguidores del equipo en sus desplazamientos, renovando sus abonos, comprando sus entradas, pagando sus suscripciones a las plataformas de fútbol y defendiendo la camiseta allá por donde haga falta.  Estos dos y no otros, son los responsables de acabar con un símbolo del valencianismo más real, con la ilusión de varias generaciones de valencianos. Esto es alarma social, señor juez.

 

 

Be the first to comment on "Salvo y Martínez, alarma social"

Leave a comment

Your email address will not be published.