Salud

UGT y CC.OO ‘desaparecidas’ en la huelga de médicos valenciana

Concentración de profesionales ante la consellería de Sanidad durante la huelga de médicos, en el paro realizado en Valencia./TWITTER
Concentración de profesionales ante la consellería de Sanidad durante la huelga de médicos, en el paro realizado en Valencia./TWITTER

El Sindicato Médico llama «esquiroles» a ambas organizaciones y a CSIF por ausentarse en las protestas, secundadas por el 70% en salud primaria.

Valencia, martes 07. 03. 23

A. CASAÑ

Tras fracasar las negociaciones entre la conselleria de Sanidad y el colectivo médico en la primera jornada de la protesta –se producirá de nuevo los próximos lunes hábiles de abril y mayo– el sindicato médico CESM-CV situó el seguimiento de la huelga en el 70% de los médicos de la atención primaria. La Administración autonómica aseguró que el seguimiento fue de solo un 7,4%, pero este dato sale de contemplar la totalidad del colectivo en todas sus áreas, como también en las que los servicios mínimos eran del 100%. El del sindicato, en cambio, responde solo al porcentaje de médicos que podían participar en la huelga, excluyendo los servicios mínimos.

Sin embargo el CESM acusó a la Administración de haber hecho «una aplicación abusiva de los servicios mínimos, a los que recurre sistemáticamente». «La conselleria se ha dedicado a designar para servicios mínimos a los miembros del sindicato convocante o la instrucción dada por algunos gerentes a los trabajadores para que acudan a las 8:00 a sus puestos a manifestar si están de huelga o no», lamentó.

«El motivo de la huelga, al igual que en las otras comunidades autónomas, es visualizar por qué nuestra sanidad se está colapsada y en decadencia, cuáles son sus causas y quién es el único responsable de ello», agregó la organización. «A pesar de todas estas tretas, con las que siempre contamos, el seguimiento está siendo excepcionalmente alto, especialmente en el ámbito de atención primaria, con más de un 70% de compañeros que han secundado el paro, pese al recuento fraudulento y tramposo de la conselleria, que obvia a los compañeros que ha obligado a permanecer en sus puestos de trabajo», replicó el sindicato.

El CESM considera que «es necesario que la opinión pública conozca las condiciones laborales en las que ejercen los médicos de la Comunidad Valenciana y el desprecio hacia ellos tienen, y por ende hacia la población que atienden, los responsables de gestionar la sanidad pública». El Sindicato Médico defiende que tan solo está reclamando equiparar las condiciones laborales de los médicos valencianos «a las de regiones como Murcia, Baleares, Aragón, Castilla y León o Andalucía». Incluso a las que propone la Comunidad de Madrid, donde «no se ha cerrado aún un acuerdo, pero lo que ofrece Ayuso en estos momentos está muy por encima de lo que se ofrece aquí en cuestiones como, por ejemplo, las agendas cerradas de 24 horas para los médicos».

Reivindicaciones básicas

El el Sindicato Médico considera que restan muchas «reivindicaciones básicas» por atender en la Comunidad Valenciana, tales como «limitar el número de pacientes a atender por un médico en su consulta, reclamación aceptada en todas las comunidades autónomas, poniendo un tope máximo de número de pacientes a atender y cómo gestionar el excedente». «Nos ofertan como una de las soluciones los llamados módulos adicionales, con una retribución al médico de primaría inferior a lo que cobra una enfermera de quirófano por el mismo tiempo de trabajo», manifiesta.

Loading...

Otra de las peticiones es que «ningún médico se vea obligado a estar la mitad del mes de guardia localizada, sin poder despegarse del teléfono». «O que se le obligue a hacer más de tres guardias presenciales, simplemente porque la conselleria no ha dotado la plantilla de médicos con el número mínimo de efectivos para dar servicio», indicaron las mismas fuentes. También «que a un médico con más de 55 años que solicite dejar de hacer guardias, porque su salud y su edad no sean las más óptimas para trabajar 24 horas seguidas, no se lo denieguen con el socorrido argumento de las necesidades de servicio», algo que sucede actualmente en departamentos de salud como el de la Marina Baixa.

Las reivindicaciones también pasan por las remuneraciones. «A pesar de que el conseller de Sanidad reconozca públicamente que estamos infrapagados, nos insultan ofreciendo como única mejora incrementos de un euro y medio la hora de guardia, como generosa concesión cuando en toda España se han aprobado incrementos retributivos mucho mayores», lamentan desde el CESM-CV.

También denuncian «que un médico de familia se vea obligado a desplazarse con sus medios para atender a un paciente a 10 o 15 kilómetros de su consulta, en ocasiones a altas horas de la madrugada y, por supuesto, solo, sin importarles su seguridad o si tiene vehículo propio o, simplemente, carnet de conducir». Todo a pesar de que una reciente sentencia obliga a Sanidad a poner a disposición de este personal vehículos con conductor.

Otras reivindicaciones pasan porque «a los compañeros del SAMU, que tiene turnos de 24 horas, no se les abone la dieta como si se hace con otros colectivos». «Y el compromiso de que todas las unidades de SAMU dispongan de médico en todas sus actuaciones», subrayan. «Que, a nuestros MIR, cuyo salario se acerca cada año más al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), no se les abonen los gastos de desplazamiento cuando, para completar su formación, tiene que hacer rotatorios fuera de su hospital», agregan.

Y, finalmente, solicitan «que se implante ya la jornada laboral de 35 horas semanales, como ya tienen instaurada la casi totalidad de las comunidades autónomas, sin tener que esperar dos años para que se reconozca este derecho y, al mismo tiempo, se contemple la jornada laboral de lunes a viernes».

CC.OO y UGT

La primera huelga de médicos convocada por el Sindicato Médico CESM-CV, estuvo apoyada por varias organizaciones. Pero entre ellas no estaban CCOOUGT ni CSIF. Se trata de «ausencias sonadas, pues se trata de organizaciones que sí respaldaron las grandes marchas en Madrid» contra la gestión de la presidenta Isabel Díaz Ayuso. Así lo lamentan los impulsores, que califican de «esquiroles» a los sindicatos de clase.

En el caso de las importantes manifestaciones que se celebraron en la capital de España, el sindicato convocante fue Amyts, también integrado en CESM. Pero allí los sindicatos de clase sí participaron en unas manifestaciones a las que la presidenta madrileña atribuyó un «sesgo político». Ahora es el Gobierno valenciano (con formado por PSOE, Compromís y Podemos) el que aprecia «electoralismo» en una protesta convocada a pocas semanas de las autonómicas del 28 de mayo.

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Campo de Golf El Castillejo, Alcalá de la Selva