El Prado rinde homenaje a Sorolla a través de sus retratos

Giner de los Ríos. Joaquín Sorolla. Préstamo de la Institución de Libre Enseñanza./MUSEO DEl PRADOGiner de los Ríos. Joaquín Sorolla. Préstamo de la Institución de Libre Enseñanza./MUSEO DEl PRADO

La obra del pintor valenciano respecto al retrato fue sobresaliente tanto por el número de obras que pintó como por su calidad.

Madrid, 28. 12. 22

A. CASAÑ

De las 23 pinturas del artista conservadas por el Museo, 18 son retratos, incluidos los dos adquiridos en 2022: Martín Rico (sala 62 A)Manuel Bartolomé Cossío, que se presenta ahora en el Museo. En el marco del centenario de su fallecimiento, que se conmemora en 2023, el Museo Nacional del Prado rinde homenaje a Joaquín Sorolla a través de sus retratos.

Buena parte de ellos, los menos conocidos, pues no están habitualmente expuestos en sala, se incluyen ahora en esta exposición, que también se enriquece con el préstamo de la Institución de Libre Enseñanza del retrato de Francisco Giner de los Ríos.

La contribución de Sorolla a este género revela, a menudo, su inspiración en los maestros antiguos, señaladamente Velázquez. Se percibe en los negros y grises de El pintor Aureliano Beruete y de María Teresa Moret, quizá sus dos mejores retratos, así como en la ambigüedad espacial del primero.

De modo más explícito, la referencia velazqueña aparece en María Figueroa, vestida de menina y en La actriz María Guerrero como ‘La dama boba’. En el retrato de Cossío, realizado el mismo año en que este publicó su libro sobre el Greco, el pintor rindió homenaje al cretense, a quien había estudiado, lo mismo que a Velázquez, en el Prado. En esta obra supo captar los rasgos fisionómicos esenciales del modelo, a lo que agregó una sutil interpretación de su personalidad.

Lo propio ocurre en muchos de sus retratos masculinos, en los que representó a destacados personajes de la cultura de su tiempo, no pocos vinculados con la Institución Libre de Enseñanza, con los que tuvo trato amistoso. Entre ellos figuran escritores (Rafael Altamira, Jacinto Felipe Picón y Pardiñas, Aureliano de Beruete hijo, Cossío), médicos (Francisco Rodríguez de Sandoval, Joaquín Decref) y pintores (Martín Rico, Aureliano de Beruete, Juan Espina, Antonio Gomar).

En algunos cuadros (Jacinto Felipe Picón y PardiñasEl pintor Antonio GomarEl doctor Joaquín Decref) Sorolla utilizó un formato horizontal que le permitió ofrecer encuadres novedosos y dar un movimiento especial a las figuras, a menudo inclinadas hacia un lado.

En el retrato femenino, Sorolla desplegó una especial sensualidad (Mercedes Mendeville) y un fastuoso colorido (María de los Ángeles Beruete y Moret). Ambas obras, ejemplos de efigies de damas del gran mundo, denotan la atención del artista a los requerimientos del género. Ante otras damas distinguidas como María Teresa Moret, amiga del pintor y su familia, o Ella J. Seligmann, esposa de un conocido anticuario, pudo ofrecer una interpretación elegante y certera, con una fina sensibilidad cromática de negros, grises y blancos.

También destacó como retratista de niños, según atestiguan las efigies de Jaime García Banús y María Figueroa. La facilidad para la captación del natural en un instante, en el que el retratado se hace presente con una intensa sensación de realidad, es característica de todas estas obras. En ello Sorolla no solo era fiel a su visión naturalista sino también a la profunda percepción de lo individual propia de la gran tradición pictórica española.

El doctor Joaquín Decref y Ruiz; 1907. Óleo sobre lienzo, 67 x 91,7 cm. Sala 060. /MUSEO DEL PRADO

El doctor Joaquín Decref y Ruiz; 1907. Óleo sobre lienzo, 67 x 91,7 cm. Sala 060. /MUSEO DEL PRADO

Be the first to comment on "El Prado rinde homenaje a Sorolla a través de sus retratos"

Leave a comment

Your email address will not be published.