La autopsia determinará si el parricidio ocurrió el miércoles

La guardia civil que asesinó a sus hijas amenazó a su ex con su pistola./RTVELa guardia civil que asesinó a sus hijas amenazó a su ex con su pistola./RTVE

Los restos mortales de la agente de la Guardia Civil que mató a sus dos hijas antes de quitarse la vida, han sido trasladados al Ayuntamiento de la localidad conquense

Viernes, 16. 12. 22

A. CASAÑ

Al parecer las mató mientras dormían o, al menos, es lo que se deduce de los pocos datos que hasta ahora se conocen del parricidio ocurrido en Quintanar del Rey (Cuenca) en donde una madre, agente de la Guardia Civil, supuestamente asesinó a sus hijas con su arma reglamentaria, una Beretta, y después se suicidó.

Ahora se cree que Paola B. C. pudo cometer el crimen mientras las pequeñas de 9 y 11 años dormían puesto que sus cuerpos fueron hallados en sus respectivos dormitorios y en pijama, según avanza La Voz de Galicia. El cuerpo de la madre fue hallado con la pistola en la mano.

Se cree que la agente de la Guardia Civil asesinó a las niñas el día anterior cuando ya no respondió a las llamadas. Los cuerpos de la madre y de sus hijas de 9 y 11 años, a las que mataba con su arma reglamentaria en la vivienda que ocupaban del acuartelamiento de Quintanar del Rey, han sido trasladados al Ayuntamiento de esta localidad conquense tras practicarles la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Cuenca.

El examen forense determinará si las muertes se produjeron el miércoles por la noche, pese a que ayer se informaba que los agentes que acudieron a la casa al ver que su compañera no se presentaba al turno habían oido varias detonaciones.

Es un dato que seguramente despeje la autopsia. Lo que también confirman  fuentes del Instituto Armado es la intención que había manifestado la madre, Paola, de pedir destino en Algeciras, a donde serán trasladados sus restos mortales ya que era natural de esta ciudad. Precisamente el cambio de destino fue el que alimentó la controversia con la familia paterna, que se oponía al traslado de las niñas, y con su exmarido, albañil en Quintanar, del que se había separado hace más de un año.

Destrozados

El caso está bajo secreto de sumario pero los datos que se saben hasta el momento es que la mujer, Paola B. C., de 47 años, disparó contra las pequeñas hasta dos veces para acabar con su vida y tras ello ella misma se quitó la vida con un quinto disparo.

Según diversas fuentes, los trámites de divorcio, la lucha por la custodia de las niñas y la imposibilidad de trasladarse a Algeciras (lugar de origen de Paola) por la negativa del padre podrían ser los detonantes para que Paola tomara esa decisión.

Pero nadie lo entiende, ni siquiera consta que la agente de la guardia civil estuviera pasando por problemas psicológicos o emocionales graves. No hay baja por depresión. «Esto es un palo muy gordo para los abuelos y para el padre», expresa una vecina que conoce a la familia de Santiago, el padre. «Mucha pena», «El padre ya le había comprado los regalos de Navidad a las niñas», «Esto no se lo esperaba nadie»… lamentan los vecinos y familiares.

Para los allegados a la familia, la vida circulaba normal entre ellos y aparentemente la expareja, que llevaba dos años separada, se llevaba bien. «Era una familia humilde, trabajadora, muy buena… las nenas querían mucho al padre», expresan los vecinos que no salen de su asombro. No obstante, comienzan a surgir los recelos y las especulaciones. «Las niñas no fueron al colegio el miércoles. Eso estaba ya planeado», comentan en Quintanar.

La investigación se centra ahora en averiguar si Paola cometió el crimen este miércoles o incluso el martes, día en que comenzó a no dar señales de vida a la familia paterna, cuyos abuelos acostumbraban a ver a las niñas por la tarde y cuidarlas mientras los padres trabajaban. De certificarse el plan supondría un nuevo caso de violencia vicaria.

Be the first to comment on "La autopsia determinará si el parricidio ocurrió el miércoles"

Leave a comment

Your email address will not be published.