CANCER Salud

Cáncer de mama, primera causa de muerte en mujeres

Por debajo de los 40, a criterio médico, se pueden hacer ecografías o resonancias porque con la mamografía no se ve bien, ya que la mama a esa edad es muy densa./INFORMAVALENCIA.COM
Por debajo de los 40, a criterio médico, se pueden hacer ecografías o resonancias porque con la mamografía no se ve bien, ya que la mama a esa edad es muy densa./INFORMAVALENCIA.COM

Representa el 16% de todos los cánceres en pacientes femeninos.

Miércoles, 19. 10. 22

A. CASAÑ

El 19 de octubre se celebra el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, para sensibilizar y concienciar a las mujeres de todo el mundo, sobre la importancia de realizarse un examen de mamas regularmente, con la finalidad de detectar cualquier signo o anomalía.

Esta fecha ha sido impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para promover el diagnóstico precoz del cáncer de mama, así como incrementar el acceso de la población femenina a los controles y tratamientos oportunos de esta enfermedad.

El cáncer de mama constituye la primera causa de muerte en la población femenina a nivel mundial. De acuerdo a las estadísticas emitidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta enfermedad representa el 16% de todos los cánceres en pacientes femeninos.

Se estima que 1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida, razón por la cual es de vital importancia realizar una evaluación regular de los senos. Se ha determinado que la detección precoz del cáncer de mama incide notablemente en la modificación del pronóstico de la enfermedad, incrementando las posibilidades de curación hasta en un 100%.

En España

En lo que va de año 2022, se han diagnosticado 34.722 nuevos casos de cáncer de mama en toda España, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). La cifra, antes de terminar el año, supera ya en 369 casos a la de todo el 2021. La franja de edad en la que se encuentra una mayor incidencia de esta enfermedad es la que se sitúa entre los 50 y 69 años (46%), en el grupo etario en el que se realiza el programa de detección precoz del cáncer de mama. El resto de los diagnósticos se han distribuido en un 31% entre las personas de 70 o más años, en un 18% entre las personas de 40 a 49 años y en un 6% entre las de 0 a 39 años.

Desde 2012, primer año del que la AECC tiene registros, la incidencia en España se ha incrementado un 12%. A pesar de que la gran parte de los diagnósticos se dan entre los 50 y 69 años, la franja de edad de entre 40-49 años, la cual no se encuentra dentro del programa de detección precoz del cáncer de mama, también se ha visto cada vez más afectada.

Loading...

Una vida sedentaria, una alimentación rica en grasas saturadas, la obesidad, una menstruación precoz, el atraso de la edad de embarazo o la sobreexposición a hormonas, son algunos de los factores que pueden influir en el desarrollo de este tipo de cáncer.

Entre los especialistas,  existe el consenso de que el embarazo y la lactancia materna, en función de su duración, confieren un efecto protector décadas después.

Los síntomas

La doctora Elena García-Martínez, oncóloga del Hospital Morales Messeguer de Murcia y miembro del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), recuerda que, cuando un tumor se detecta dentro del cribado, está en un estadio temprano y «podemos llegar a la curación». Si no nos hacemos las revisiones cuando toca, y diagnosticamos el tumor porque ya hay señales de alarma, podemos encontrarnos con lesiones más evolucionadas que requieran un tratamiento más intensivo.

Por ello, toda mujer debe ir al ginecólogo y hacerse además, cuando llegue el momento, la mamografía para una detección precoz. Y si nota algún signo de alarma, tiene que consultar «inmediatamente, en esa misma semana», con el médico de cabecera, el ginecólogo, o el cirujano que explorará la mama y podrá remitir a la paciente de forma urgente a la Unidad de Mama del hospital que le corresponda para estudio.

Si se nota un endurecimiento en la mama, se palpa un nódulo o bulto, se ve que está enrojecida, o que la piel está arrugada como de naranja, tenemos una pequeña herida, un grano que no termina de curarse en la pielsecreción por el pezón o asimetría entre pechos deberíamos consultar y no demorar que nos vea un especialista.

«No hace falta estar todos los días buscándonos cosas. Pero si yo me he observado y me he visto algún signo de alarma, no lo voy a obviar y hay que consultarlo», aconseja la experta. Las visitas al ginecólogo deberían ser anuales desde que una mujer está en edad fértil. Durante las mismas, el especialista explorará el pecho. Si no hay síntoma de alarma no hay por qué hacer ninguna otra prueba complementaria en población general hasta la edad recomendaba por las guías.

Ecografías y mamografías, claves en la detección

«Ahora vamos a asumir que una mujer se hace sus test de prevención programados y en más del 95% de los casos, si hay alguna cosa, lo va a ver antes una ecografía o mamografía que el médico o la mujer», afirma.

El experto recomienda «no buscarse bultos» porque la mama no es un tejido homogéneo y cambia. «Está hecho de estructuras como en racimo de uvas, que crecen y decrecen con los ciclos», explica.

Factor genético y hereditario

Un escenario diferente son las mujeres en cuyas familias hay casos de cáncer de mama y un diagnóstico de un síndrome hereditario que conlleve un mayor riesgo de sufrir la enfermedad. «Cuando eso ocurre, en la consulta de consejo genético les dan a las mujeres directrices concretas sobre el seguimiento que deben tener y la edad a la que deben iniciar las pruebas, que suele ser mucho antes que en población general», recuerda la doctora Elena García.

 

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Campo de Golf El Castillejo, Alcalá de la Selva