Los cinco signos de alarma en los pies de los niños tras la vuelta al cole

El Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha advertido de que los principales errores son intentar usar un calzado parecido al de sus padres o usar zapatos consuelas excesivamente gruesas o finas./ICOPCVEl Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha advertido de que los principales errores son intentar usar un calzado parecido al de sus padres o usar zapatos consuelas excesivamente gruesas o finas./ICOPCV

En la adolescencia, la hiperhidrosis junto a hongos, verrugas, papilomas o eccemas, son más frecuentes.

Valencia, miércoles 14. 09. 22

REDACCIÓN informaValencia.com

Con motivo de la vuelta al cole, el Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) ha destacado la importancia de prestar atención a la salud de los pies de los más pequeños, ya que cualquier anomalía en ellos puede ocasionar problemas en la espalda y en las piernas, incluso, afectar a la maduración de su marcha.

Según han indicado, éstos son cinco signos de alarma que nos indican que necesitamos llevar al niño al podólogo: si anda de puntillas, que los zapatos se desgasten rápidamente y duren menos de dos meses, que se toque mucho los dedos de los pies (podrían picarles por alguna pequeña infección o hiperhidrosis), que se caiga con demasiada frecuencia o que camine con los pies muy hacia dentro.

“A partir de los tres o cuatro años, como sucede con otras especialidades sanitarias, recomendamos hacer una primera revisión con un podólogo para valorar el desarrollo que están teniendo sus miembros inferiores”, ha explicado Maite García, vicepresidenta del ICOPCV.

“Muchos padres se preocupan a esa edad porque ven que el niño o la niña tienen el pie muy plano, con poco puente, pero eso no es motivo de alarma. Lo que hay valorar es si su pisada es armónica, natural. El podólogo podrá hacer esta valoración y lo hará teniendo en cuenta todo su conjunto locomotor desde la cabeza a los pies”, ha continuado García.

Además, los podólogos también han señalado que en la adolescencia es muy frecuente la hiperhidrosis y, junto a ella, la aparición de hongos, eccemas, verrugas plantares o papilomas.

Desde el ICOPCV se ha enfatizado que es necesario utilizar un calzado adecuado(*) a la edad y actividad que realicen para permitir un desarrollo físico y motor adecuado. Además, debido al rápido crecimiento de los niños, se aconseja revisar su calzado cada 6 meses para comprobar que sigue siendo adecuado.

Entre las recomendaciones para escoger el calzado infantil, los podólogos aconsejan que sea flexible, que el interior no tenga costuras, que esté realizado con materiales flexibles y transpirables, que tenga cordones o velcro para proporcionar una sujeción eficaz y que la parte trasera esté correctamente ajustada al talón. Del mismo modo, abogan por respetar el ancho del pie, intentar buscar hormas cuadradas y anchas para que los dedos de los niños tengan suficiente espacio y no se amontonen.

Be the first to comment on "Los cinco signos de alarma en los pies de los niños tras la vuelta al cole"

Leave a comment

Your email address will not be published.