Buñol reúne a 20.000 participantes en la batalla del tomate

El color rojo de 130.000 kilos de tomates bien maduros ha conquistado de nuevo las calles más céntricas del pueblo valenciano de Buñol en su Tomatina más esperada./TWITTEREl color rojo de 130.000 kilos de tomates bien maduros ha conquistado de nuevo las calles más céntricas del pueblo valenciano de Buñol en su Tomatina más esperada./TWITTER

Vecinos y turistas participan de nuevo lanzándose hasta 130 toneladas de tomates maduros «en su punto» para el combate

Valencia, miércoles 31. 08. 22

REDACCIÓN informaValencia.com

La popular Tomatina vuelve a las calles de Buñol este miércoles con un cargamento de 130 toneladas de tomate maduro, que se encuentra «en su punto» para ser la munición de esta batalla simbólica de estas fiestas que celebran su 75 aniversario. Tras años de parón por la pandemia de coronavirus, la espera ha llegado a su fin a tomatazos, tal como manda la tradición. Los primeros camiones ya han tenido de rojo las calles del recorrido de la ciudad.

A las 12:00 horas en punto ha sonado la carcasa pirotécnica que ha dado inicio al lento desfile de seis camiones cargados con miles de tomates de la variedad pera tienen más jugo-, no aptos para el consumo, pero ideales para usarlos como munición en una batalla campal que se esperaba con impaciencia.

Apenas transcurridos los primeros minutos de la batalla, las calles de Buñol ya se han teñido de rojo. Resulta imposible ver a alguien que no esté impregnado en mayor o menor medida por un color rojizo. Algunos, no tan valientes, prefieren ver el espectáculo desde un balcón, algo que, sin embargo, no les ha librado de algún que otro impacto.

Durante una hora, los tomates han "volado" entre los participantes en esta "guerra" que empezó casi por casualidad en 1945./TWITTER

Durante una hora, los tomates han «volado» entre los participantes en esta «guerra» que empezó casi por casualidad en 1945./TWITTER

De hecho, desde más de una hora antes los asistentes ocupaban las calles del recorrido, ataviados principalmente con camisetas blancas y en su mayoría con gafas de buceo para resistir mejor al ácido de los tomates, bailando para hacer más amena la espera y mientras desde balcones y terrazas les regaban con agua para combatir el calor.

Aunque si que es cierto que este año se ha visto menos aglomeración en las calles que sirven de escenario para la Tomatina, que ha celebrado también dos décadas de su reconocimiento como Fiesta de Interés Turístico Internacional, y que llevaba el lema de «No te lo puedes perder».

Pero a la una de la tarde, una nueva carcasa ha marcado el final de la Tomatina más especial, cuando las camisetas blancas ya eran rosas y el suelo se había convertido en una alfombra pegajosa de sopa de tomate, pero sobre todo después de haber soltado mucha adrenalina en esta batalla festiva donde una hortaliza es la protagonista.

Con las calles de Buñol oliendo a tomate comienzan ahora las labores de limpieza, facilitadas por las grandes lonas de plástico colocadas previamente en muchas de las casas para protegerse de los impactos de la munición roja, y ya pensando en la edición del año que viene, en la que se espera que pueda regresar el turismo asiático.

Be the first to comment on "Buñol reúne a 20.000 participantes en la batalla del tomate"

Leave a comment

Your email address will not be published.