Una de las pasajeras del tren, en estado grave en La Fe

Una de las pasajeras que abandonó el tren detenido por las llamas del incendio de Bejís, en estado grave ingresada en La Fe por quemaduras/EMERGENCIAS GVAUna de las pasajeras que abandonó el tren detenido por las llamas del incendio de Bejís, en estado grave ingresada en La Fe por quemaduras/EMERGENCIAS GVA

La mujer, de 58 años, sufre quemaduras de consideración mientras que los dos bomberos accidentados han sido dados de alta

Valencia, miércoles 17. 08. 22

A. CASAÑ

Preocupa el estado de una de las pasajeras del tren Valencia-Zaragoza que ayer se vio obligado a detener la marcha por el incendio de Bejís, una mujer de 58 años que está grave e ingresada en el Hospital la Fe de Valencia por quemaduras. Por otra parte,  dos bomberos que resultaron heridos en el incendio de Bejís están ya dados de alta y el agente aragonés herido también evoluciona favorablemente.

Así lo ha indicado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, según los datos que le ha trasladado el conseller de Sanidad, Miguel Mínguez. Respecto al incidente del tren, Puig ha indicado que la investigación está en manos de Renfe pero que «parece ser que la conductora actuó de manera correcta y preventiva» y que al ver el humo, tomó la decisión de volver a Caudiel. Sin embargo, «hubo algún tipo de actuación por parte de algunos viajeros» que habrá que dilucidar, ha indicado Puig, que ha señalado que la policía judicial actuará en consecuencia.

«Era un infierno»

«Era el infierno, el tren estaba cercado por las llamas, llevábamos varios minutos parados y no parecía que fuera a arrancar”, relata a Levante-emv una de la pasajeras del tren. Junto a ella más de una veintena de pasajeros optó por salir corriendo del tren para salvar sus vidas alejándose del fuego. En el tren había familias con niños pequeños, ancianos y otras personas que no tenían posibilidad de correr y que o bien se quedaron esperando que el tren retomara la marcha o que regresaron al mismo al no saber muy bien qué hacer. Otros, los más jóvenes, recorrieron varios kilómetros hasta ponerse a salvo.

Los pasajeros del tren Valencia- Zaragoza, que salió de la capital del Túria a las 16.22 horas de ayer, critican que no se cortara la circulación ferroviaria mucho antes, sabiendo que el fuego estaba tan próximo a las vías del tren a su paso por Caudiel. creen que ha habido una total falta de coordinación entre Emergencias y RENFE.

Fue la propia maquinista del convoy la que paró el tren pocos minutos después de las seis de la tarde cuando éste se dirigía hacia Barracas, tras pasar Caudiel. Ahí estuvieron parados varios minutos que se les hicieron eternos. “Se veían llamas de diez metros de altura muy cerca del tren”, relata la viajera, que viajaba en el primer vagón y que rápidamente se dirigió a la parte de atrás para estar lo más lejos posible del fuego.

La maquinista salió de la cabina y también atravesó todo el tren, tratando de tranquilizar a los pasajeros, diciéndoles que mantuvieran la calma pero sin llegar a dar más información sobre lo que estaba pasando o lo que tenían que hacer. Después de retomar la marcha, y que el tren retrocediera regresando hacia la estación de Caudiel, alguien accionó la palanca de emergencias y el convoy se frenó de golpe. Fue entonces cuando el pánico se apoderó de buena parte de los pasajeros.

Algunos rompieron las ventanas del tren y otros exigieron a la maquinista que les abriera la puerta. Una vez abierta, muchos salieron y escaparon corriendo, algunos de ellos resultaron heridos, con quemaduras de diversa consideración. Otros tuvieron mejor suerte y pudieron ponerse a salvo. A algunos de ellos los iba recogiendo posteriormente el tren cuando retomó la marcha, tras cerca de media hora parado, y los llevó a la estación de Caudiel, donde acudieron los servicios de emergencias para atender a los heridos.

Be the first to comment on "Una de las pasajeras del tren, en estado grave en La Fe"

Leave a comment

Your email address will not be published.