Jonas Vingegaard celebra en París su brillante victoria en el Tour

Vingegaard y Van Aert brindan con champagne en la última etapa del Tour./TDPVingegaard y Van Aert brindan con champagne en la última etapa del Tour./TDP

El ciclista danés del Jumbo Visma ha confirmado este domingo su victoria en la 109ª edición del Tour de Francia después de que la 21ª jornada finalizara en París con victoria al sprint para Jasper Philipsen

Domingo, 24. 07. 22

A. CASAÑ

En 2019  firmó por Jumbo, dos años después fue 2º en el Tour tras hacer sufrir a Pogacar en el Mont Ventoux. El danés Jonas Vingegaard (25 años) ha confirmado este domingo su victoria en la 109ª edición del Tour de Francia después de que la 21ª jornada finalizara en París, en una carrera en la que él y su equipo, Jumbo-Visma, han dominado con mano de hierro.

Segundo el año pasado, Vingegaard ya demostró su ambición este año tras la 11ª etapa en el Col du Granon cuando dijo que él competía para ganar, que ya sabía lo que era ser segundo y que quería subir a lo más alto del podio de París y abrazar la gloria. Y dicho y hecho.

El corredor de Hillerslev se mostró muy sólido en todos los terrenos una vez tomó el mando de la carrera, provocando la desesperación de todo un Tade Pogacar, doble ganador del Tour, 2020 y 2021, al que al final no le quedó más remedio que rendirse a su gran rival y al gran equipo que lo ha arropado.

La formación neerlandesa ha dado una gran lección este año en el Tour de cómo hay que plantear las etapas, liderados por un indestructible Vingegaard pero animados por un Van Aert enorme, hasta el punto que para muchos ha sido el mejor corredor de la carrera.

Con el trofeo bajo el brazo, Jumbo-Visma no quiso entrar en la pelea de una etapa que siempre tiene su riesgo y no valía la pena arriesgar demasiado y perder lo que tanto consiguió de ganar, por más que al inicio de la etapa el belga Van Aert amagaba con un ataque que nadie se tomó en serio.

Hoy era un día de celebraciones y de homenajes, en el que se brindaba con champagne y en el que los corredores supervivientes del equipo neerlandés quisieron acordarse de sus compañeros que no han podido completar el Tour mostrando su dorsal. Bonito detalle.

Vingegaard, el segundo danés que gana el Tour, hombre que quiere olvidar los años oscuros del ciclismo de su país, -nombres como Riis o el propio Rasmussen, mancillados por el dopaje-, ciclista que entronca con los grandes escaladores, salió para entrar en la historia.

Ya en la última vuelta al circuito de los Campos Elíseos, a los 6,8 kilómetros últimos del Tour, todas las miradas buscaban a Van Aert, con la idea de saber si el maillot verde iba a disputar la etapa y lograr su cuarto triunfo este año. Pero no era el día. El Jumbo-Visma se hizo a un lado y dejó que los equipos de los sprinters se jugaran el pellejo sobre un resbaladizo asfalto, después de que la fuga de cinco corredores no llegara a ningún sitio.

Como suele ocurrir en este último acto del Tour, muchos son los corredores que tratan de curarse las heridas y maquillar su actuación en la carrera, en una victoria soñada por todos, pero que queda en un segundo plano tras el protagonismo del campeón.

En un sprint deslucido, el belga Jasper Philipesen lograba su tercera victoria de etapa, después de ser segundo el año pasado en París. Mientras, por detrás, tras la última curva y antes de encarar la última recta, los ciclistas del Jumbo-Visma se dejaban caer, se desentendían del sprint y se alineaban para cruzar los últimos metros a la par, saludando y festejando la victoria de Vingegaard y el buen trabajo realizado por su formación, en una nueva muestra de unidad, clave en la formación de la ‘avispa’.

Be the first to comment on "Jonas Vingegaard celebra en París su brillante victoria en el Tour"

Leave a comment

Your email address will not be published.