‘Este hombre me drogó para matarme. No hay más’

Juzgados de Valencia, Audiencia Provincial y Fiscalía/INFORMAVALENCIA.COMJuzgados de Valencia, Audiencia Provincial y Fiscalía/INFORMAVALENCIA.COM

La víctima número 1 ha declarado hoy ante el Jurado popular: «Le dije que me estaba muriendo y me dio un beso en la frente y me dijo ‘ay, pobre chica, cómo le gusta la droga…'».

Valencia, martes 14. 06. 22

A. CASAÑ

La primera víctima, cuyo nombre se omite  para preservar su anonimato, está respondiendo a las preguntas de la Fiscalía sobre el encuentro sexual que mantuvo en la Avenida de las Cortes en Valencia con Jorge Ignacio P. J. y del que logró salir con vida tras comprobar que le había introducido varias piedras de coca por la vagina.

La mujer, víctima número 1 del presunto asesino de Marta Calvo, Arliene Ramos y Lady Marcela Vargas, ha descrito ante un jurado popular cómo el acusado le introdujo droga por sus partes íntimas y casi se muere: «Me drogó toda (…) Le dije que me estaba muriendo y me dio un beso en la frente y me dijo ‘ay, pobre chica, cómo le gusta la droga…'».

Es la segunda sesión del juicio que se celebra este martes, contra Jorge Ignacio P.J., el acusado de tres muertes y de intentarlo con otras ocho mujeres más en el periodo de 15 meses, desde verano de 2018 hasta el 7 de noviembre de 2019, fecha en la que falleció la última de las víctimas y cuyo cadáver no ha sido aún localizado.

El relato de los hechos de la víctima número 1 confirma el modus operandi del presunto asesino de Marta Calvo. «Entré y me senté en la cama y le dije, «usted no es español, es colombiano». Me sonrió y pensé «no me va a dar problemas» . «En la mesa había un manojo de droga. El olor era impresionante y la cantidad también».

Este lunes ha dado comienzo el juicio contra el presunto asesino Jorge Ignacio P. J., acusado de las muertes de Arliene Ramos, Lady Marcela Vargas y Marta Calvo y de los intentados sobre ocho mujeres más en el plazo de 15 meses y medio, administrándoles cocaína de altísima pureza por vía genital./A3TV

Este lunes ha dado comienzo el juicio contra Jorge Ignacio P.J , el presunto asesino Jorge Ignacio P. J.,acusado de las muertes de Arliene Ramos, Lady Marcela Vargas y Marta Calvo y de los intentados sobre ocho mujeres más en el plazo de 15 meses y medio, administrándoles cocaína de altísima pureza por vía genital./A3TV

«Me dijo, «dale», y le dije que no. Cuando me quité la ropa, ya faltaba una raya, pero era muy raro que se la hubiera hecho ya. Me ofreció un masaje. En todo momento tenía la mano cerrada, empuñada. Me hizo un masaje, yo estaba boca abajo». Fue entonces cuando la víctima comenzó a sentir algo extraño. «Empecé a sentir mucho calor y el corazón me iba muy rápido», pero explica que como había quitado el aire acondicionado, pensó que era por eso. No quería decir nada para no ahuyentar al cliente.

Sin embargo, sintió que le iba a matar, así que cogió un cuchillo y en ese momento el hombre se vistió y le dijo que estaba loca. Cuando llegó al hospital, la médica le dijo: «Cinco minutos más y te mueres».

Jorge Ignacio se enfrenta, tal y como reclama Fiscalía, a 130 años de cárcel por 11 delitos de abuso sexual –tres de ellos como medio necesario para un delito de homicidio y siete para un delito de lesiones–; y un delito contra la salud pública. Por su parte, los padres de Marta Calvo, quienes ejercen en el procedimiento como acusación particular, piden para el acusado la prisión permanente revisable. Las otras víctimas personadas en la causa también reclaman esta pena. La defensa solicita la absolución.

La declaración de esta primera supuesta víctima del acusado se ha realizado tras un parabán. Ha narrado que se dedicaba a la prostitución y que el encuentro sexual con Jorge Ignacio tuvo lugar en verano de 2018, en una vivienda de la Avenida Cortes Valencianas de Valencia.

«Este hombre me drogó para matarme. No hay más», ha aafirmado con rotundidad la víctima, cuyo testimonio es desgarrador y describe al milímetro el ataque clarísimo del que fue objeto.

Be the first to comment on "‘Este hombre me drogó para matarme. No hay más’"

Leave a comment

Your email address will not be published.