La nueva ley de Universidades deja en manos de los alumnos temario y exámenes

Entre los principales objetivos de la LOSU, la tercera en democracia tras la Ley de Reforma Universitaria de 1983 y la Ley Orgánica de Universidades de 2001, es rebajar los contratos temporales en el sistema universitario del actual 40 % permitido al 20 % y subiendo el porcentaje mínimo de profesorado funcionario del 51 al 55 %./RTVEEntre los principales objetivos de la LOSU, la tercera en democracia tras la Ley de Reforma Universitaria de 1983 y la Ley Orgánica de Universidades de 2001, es rebajar los contratos temporales en el sistema universitario del actual 40 % permitido al 20 % y subiendo el porcentaje mínimo de profesorado funcionario del 51 al 55 %./RTVE

El ministro Subirats presenta el borrador de la Ley de Universidades con cambios respecto al aprobado en primera vuelta en Consejo de Ministros por Castells

Loading...

Madrid, lunes 09. 05. 22

A. CASAÑ

La Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), cuyo borrador se ha presentado este lunes día 9 por el ministro Joan Subirats, reconoce por primera vez el derecho al paro académico de los estudiantes,

El ministro de Universidades, Joan Subirats ha presentado en rueda de prensa el último borrador de la ley de Universidades, que fue aprobada ya en primera vuelta por el Consejo de Ministros. El nuevo texto introduce varios cambios aunque Subirats ha insistido en que la norma sigue la senda de su predecesor.

Una de las novedades más significativas se encuentra en el apartado dedicado a la función docente. Ahora se establece que «la participación vinculante del estudiantado deberá garantizarse en todo el proceso de creación de los planes de estudio y las guías docentes, así como en su proceso de implementación», apunta el nuevo texto difundido a todos los medios y sectores involucrados. Las guías docentes son las que definen temarios y exámenes. Subirats dijo que esto será negociado y que entender que «vinculante» es que ellos decidirán los exámenes «sería una interpretación abusiva de la palabra vinculante».

Otra novedad llamativa es que las condiciones específicas para ser rector (que serán funcionarios o doctores) desaparecen. De pedirse un mínimo de tres sexenios, tres quinquenios de docencia y cuatro años de experiencia y aparece, en su lugar, una serie de «méritos de investigación» y «experiencia de gestión universitaria en algún cargo unipersonal que determinen los Estatutos».

Loading...

Unidades de igualdad y diversidad lingüística

Por otro lado, las unidades de igualdad deberán ser obligatorias en los campus. También las de «diversidad, defensoría universitaria y de inspección deservicios, así como servicios de salud y acompañamiento psicopedagógico y servicios de orientación profesional, dotados con recursos humanos y económicos suficientes»

El texto dice que las unidades de igualdad «serán las encargadas de coordinar e incorporar de manera transversal el desarrollo de las políticas universitarias de igualdad entre mujeres y hombres, así como de incluir la perspectiva de género en el conjunto de actividades y funciones de la universidad».

En el texto aparece un nuevo apartado, «Universidad y diversidad lingüística» que establece que «las universidades fomentarán y facilitarán el conocimiento y el uso de las lenguas cooficiales propias de sus territorios».

Las comunidades podrán acreditar a los catedráticos y profesores

Otra novedad es que las acreditaciones para ser catedrático y profesor titular las harán las comunidades autónomas a través de un sistema de convenios y no solo la agencia estatal, es decir, la Aneca, como ocurría hasta ahora. El texto dice ahora: «El acceso a los cuerpos docentes universitarios exigirá, además del título de doctor/a, la previa obtención de una acreditación estatal por parte de Aneca que, valorando los méritos y competencias de las personas aspirantes, garantice la calidad en la selección del profesorado funcionario». Y añade: «La Aneca acordará, mediante convenio, la evaluación de dichos méritos y competencias por parte de las agencias de calidad autonómicas».

Formación a lo largo de toda la vida

En rueda de prensa para presentar el borrador, el ministro esbozó las líneas generales de la norma y dijo que «tenemos que superar la idea que te vas a dedicar toda la vida a eso de lo que has estudiado, el nivel de formación va a continuar a lo largo de toda la vida. En este momento un 6 por ciento de los universitarios tienen más de 30 años, los que hacen grado y posgrado y tenemos que llegar a la mayor parte de la población posible. Tenemos también el resto de la digitalización que se vio con la pandemia», ha dicho Subirats.

«Se incorpora la necesidad de abrir la ciencia, de tener una ciencia de ciudadanos. También tenemos el problema del envejecimiento de la universidad. Más de la mitad de los profesores permanentes van a entrar en edad de jubilación en los próximos ocho años. Hay que incorporar gente joven y que no les sea eterno el proceso de estabilización y todo esto es imposible si no mejoramos la financiación pública», agregó el ministro.

1% del PIB de financiación

Sobre el tema de la financiación agregó «que no se ha recuperado el nivel de 2009. Es obvio que una ley si quiere ser ambiciosa o consigue mejorar la financiación o estamos pidiendo cosas imposibles. Esto supone llegar al 1 por ciento del PIB de la financiación pública. Esto también está en la Lomloe cuando habla del 5 por ciento dedicado a la educación».

Be the first to comment on "La nueva ley de Universidades deja en manos de los alumnos temario y exámenes"

Leave a comment

Your email address will not be published.