Actualidad UCRANIA

Rusia podría haber lanzado un misil hipersónico contra territorio ucraniano

Lanzamiento de un misil balístico intercontinental Yar, en febrero, desde Plesetsk, en Rusia/AGENCIAS
Lanzamiento de un misil balístico intercontinental Yar, en febrero, desde Plesetsk, en Rusia/AGENCIAS

Un arma estatégica muy difícil de rastrear e interceptar por los radares, que habría sido empleada por primera vez por el ejército invasor

Sábado, 19. 03. 22

A.CASAÑ / MEDIOS

Por primera vez desde que comenzó a invadir Ucrania, Rusia habría utilizado un misil hipersónico, según ha informado el propio Ministerio de Defensa ruso a través de agencias del régimen de Vladímir Putin. Lo ha empleado para destruir un arsenal ucraniano subterráneo en el suroeste del país, en la población de Deliatin, en la región de Ivano-Frankivsk y habría causado cerca de 200 muertos entre soldados y civiles ucranianos.

El misil hipersónico Kinzhal, presentado por Putin en 2018 como parte una nueva gama de armas estratégicas, es muy difícil de rastrear e interceptar por los radares por su velocidad, maniobrabilidad y por la altitud que alcanza. Su empleo es un paso más de Rusia en esta guerra, aunque según el Ministerio de Defensa ruso se ha utilizado para pulverizar un depósito ucraniano de misiles y munición.

Las agencias rusas TASS e Interfax, esta última no dependiente del Gobierno de Putin, reproducen declaraciones del portavoz de Defensa, Igor Konashenkov, que recogen a su vez agencias de noticias internacionales. «El sistema de misiles aerobalísticos hipersónicos Kinzhal ha destruido un gran almacén subterráneo que contenía misiles y municiones de aviación», ha asegurado el portavoz militar, quien no ha profundizado más en las explicaciones.

Konashenkov ha informado además de que las Fuerzas Armadas rusas han acabado, «desde el comienzo de la operación militar especial», como denominan eufemísticamente a la invasión de Ucrania, con 196 vehículos aéreos no tripulados, 1.438 tanques y otros vehículos blindados de combate, 145 lanzacohetes de lanzamiento múltiple, 556 piezas de artillería de campaña y morteros, y 1.237 unidades de vehículos militares especiales.

Misil hipersónico ruso, Kinzhal, la gran amenaza rusa./TECNOLOGÏA MILITAR
Misil hipersónico ruso, Kinzhal, la gran amenaza rusa./TECNOLOGÏA MILITAR

Velocidades supersónicas e hipersónicas

Para entender cómo funcionan, las características y la dificultad de la construcción de los misiles o vehículos hipersónicos hay que ver un poco en qué consiste el concepto de velocidad hipersónica. Para empezar, todo lo que vuela (o se mueve) a velocidades inferiores a los 340 m/sg se denomina ‘subsónico’ y en buena lógica, ‘supersónico’ es, en general, el régimen de velocidad superior a esos 340 m/sg o velocidad del sonido.

Loading...

En régimen subsónico vuelan todos los aviones comerciales actuales, que alcanzan velocidades cercanas a los 1.000 km/h  y muchos aviones de combate, generalmente aparatos ligeros y de ataque, entre ellos el Harrier. Entre Mach 0,8 y 1,2, velocidades próximas a la del sonido, se habla de régimen transónico, aunque no tiene mucho interés moverse en este entorno.

Por encima de Mach 1,2 y hasta Mach 5, se dice que el régimen es supersónico. Es donde se mueven los aviones de combate punteros (hasta Mach 2 es lo normal) y los misiles, aunque los hay también de régimen subsónico. Aquí, para que un avión sea eficiente, se le exige unas líneas depuradas que minimicen la resistencia aerodinámica y se aplica la llamada ‘regla del área’ o de Whitcomb (por su descubridor) que establece que en la medida que la sección frontal en cualquier punto del eje del avión sea constante, su resistencia aerodinámica será menor y por tanto más eficiente.

Esto se aplica a los diseños de aviones supersónicos y explica, por ejemplo, que se estreche la parte del fuselaje donde se encastran las alas, para mantener constante la sección. El avión de entrenamiento F-5 es un magnífico ejemplo de la aplicación de esta regla.

Por encima de los Mach 5 y hasta los Mach 10 (más de 12.000 km/h) se habla ya de régimen hipersónico. Aquí cuenta mucho más la resistencia del aire y su efecto de calentamiento en los materiales, por lo que las superficies sustentadoras son pequeñas y deben estar muy integradas en el fuselaje. Es el ejemplo claro del avión estadounidense X-15, un ingenio que voló en 1967 a 7.274 km/h. Por encima de Mach 10 hablamos de velocidades hipersónicas altas y de ‘reentrada atmosférica’ y tienen aplicación en naves espaciales y vehículos con capacidades orbitales y de reentrada.

Los rusos ya consiguieron en los años 90 alcanzar velocidades hipersónicas. Su primer vehículo fue el denominado GLL Kholod, más parecido a un cohete que a un avión. Sin embargo, pese al aparente retraso frente a los norteamericanos, dieron la campanada con su misil hipersónico 3M22 Zircon, denominado por la OTAN como SS-N-33.

Los primeros ensayos tuvieron lugar entre 2012 y 2013 y fueron (como los de los americanos) vuelos de prueba de prototipos lanzados desde un bombardero Tu-22M3. Sin embargo, en 2016 consiguieron un lanzamiento con éxito desde una plataforma terrestre, hito superado este mismo año de 2019 por otro lanzamiento desde la fragata Admiral Gorshkov.

Las capacidades del Zircon son totalmente estimadas, pero aun así asustan. Se habla de una velocidad de Mach 8 e incluso 9 con un alcance de 1.000 km, lo que implica que alcanzaría su objetivo en tan solo 6 minutos. Por si esto fuera poco, en 2018 se pudo ver durante el Desfile del Día de la Victoria, un MiG-31K portando un enorme misil, el Kh-47M2 Kinzhal, un misil tipo ALBM (Air Launched Ballistic Missile o Misil Balístico Lanzable desde Avión), un arma con capacidad nuclear y unas características (pregonadas por las agencias rusas) impresionantes: velocidad hipersónica (Mach 10), alcance 2.000 o 3.000 km (en función del avión lanzador) y carga militar de 500 kg. Solo con que la mitad de todo esto fuese verdad, ya sería preocupante.

Agregar comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Campo de Golf El Castillejo, Alcalá de la Selva