Marcelino, el lobo con piel de cordero

En esta acción, pisotón de Muniain a Soler, Munuera Montero señaló falta del valencianista y significó el 1-0 del Athletic/INFORMAVALENCIA.COMEn esta acción, pisotón de Muniain a Soler, Munuera Montero señaló falta del valencianista y significó el 1-0 del Athletic/INFORMAVALENCIA.COM

ANTONIO SILVESTRE

12.02.22

Afortunadamente, muchos valencianistas se han dado cuenta ahora, después del partido de semifinales de San Mamés, de quién y como es el señor García Toral, un tipo falso, embaucador y engreído, capaz de acusar al Valencia CF de no dejar jugar más que 44 minutos de tiempo real en un «partido de regional».

Si fuera un tío serio mantendría su boca cerrada, a no ser que lo de «regional» lo diga por las patadas de sus cachorros Dani García, Vesga, Raúl García o Vivian. Pero ni es serio ni lo parece, por mucho que las declaracones de sus comparecencias victimistas -como hizo en Valencia y algunos bobos de la prensa le amplificaron- las compren ahora en Bilbao y siempre en Madrid.

Para Marcelino, después de eliminar al Barça y al Madrid, su Athletic es el Ajax de Cruyff, el Milán de Arrigo Sacchi o el Bayern de Lewandowski. Pero este filtrador habitual de los asuntos internos de su club a periodistas que le doren la píldora y protejan su juego pobre y aburrido, ya no engaña a nadie.

Porque ahora resulta que Carlos Soler, Gayá, Guedes, Hugo Duro o Bryan Gil son jugadores de regional y los del Athletic, brasileños de técnica depurada, gran toque de balón y limpieza absoluta, no te jode.

Lo cierto es que Bordalás le ganó la partida en todo: en planteamiento táctico, en mentalización de sus jugadores y, sobre todo, en clase y cordura a la hora de hacer declaraciones. Lo cierto es que el Valencia debió dejar resuelta la eliminatoria en La Catedral de no ser por los árbitros del partido.

Pero no hay ningún problema, señor Marcelino. Aunque el señor Rubiales siga empeñado en situarle en la final de La Cartuja, venga usted con su equipo de regional al santuario de Mestalla y se encontrará con una afición de Champions League, dispuesta junto a sus jugadores, a dejarles a usted y al ínclito presidente federativo en el baúl de los recuerdos.

Be the first to comment on "Marcelino, el lobo con piel de cordero"

Leave a comment

Your email address will not be published.