El Gobierno propone un examen especial para entrar en la carrera de Magisterio

El documento propone adecuar las especialidades docentes “a la realidad del sistema educativo actual”, no solo en cuanto al nuevo currículo competencial, sino también a “los diferentes cambios que se han producido en las materias y áreas de la ordenación académica”.El documento propone adecuar las especialidades docentes “a la realidad del sistema educativo actual”, no solo en cuanto al nuevo currículo competencial, sino también a “los diferentes cambios que se han producido en las materias y áreas de la ordenación académica”./UNED

Los cambios incluyen prácticas remuneradas durante la carrera, nuevas condiciones para poder dar clases y en el sistema de oposiciones

Jueves, 27.01.22

ANTONIO CASAÑ

El Ministerio de Educación ha elaborado un documento de 24 «propuestas de reforma para la mejora de la profesión docente». Así se llama el informe que debate la ministra Pilar Alegría este jueves con comunidades autónomas y sindicatos.

La ministra de Educación, Pilar Alegría, propone establecer una prueba de acceso para entrar en la carrera de Magisterio. El documento propone, concretamente, una «prueba específica de acceso a los Grados en Educación Infantil y Primaria como requisito previo». La prueba «debe evaluar la competencia comunicativa y razonamiento crítico y la competencia lógico-matemática e incluir aspectos referidos a actitudes y competencias de la profesión docente recogidas en el marco de competencias profesionales docentes», añade el informe.

Otra prueba para el máster de Secundaria que, además, se quiere alargar

Algo parecido se propone para el Máster Universitario en Formación de Profesorado, es decir, el que da acceso para ejercer como profesor en Secundaria, Bachillerato o FP. En este caso, se proponen «complementos formativos para asegurar los conocimientos básicos relacionados con las especialidades del Máster». Y plantean, como en los Grados de Infantil y Primaria «valorar la posibilidad de establecer una prueba de acceso». Además, la ministra, tal como avanzó el martes en su comparecencia en el Senado, alargar la duración del máster que actualmente es de un año.

La valoración general para Francisco López Rupérez, quien habló de MIR educativo por primera vez en España es que estas propuestas constituyen «la consolidación del papel de la Universidad en los procesos de habilitación para un ejercicio profesional. Pero es ahí dónde ha radicado parte del problema hasta ahora, por el corporativismo, la endogamia, el oportunismo y la ausencia de rendición de cuentas de las universidades públicas. La selección inicial pondrá la carga solo sobre el factor alumnado, y las prácticas estarán integradas en los procesos formativos controlados por la Universidad», critica el también director de la cátedra de políticas públicas de la Universidad Camilo José Cela.

La reforma de la función pública docente es uno de los objetivos del Ministerio de Educación. Según señala la disposición adicional séptima de la Lomloe, más conocida como ‘ley Celaá’, el Gobierno presentará, en el plazo de un año a partir de la entrada en vigor de la Ley (es decir, este mes de enero de 2022), una propuesta normativa que regule la formación inicial y permanente, el acceso y el desarrollo profesional docente.

Promover la oferta de asignaturas de didácticas

El Ministerio señala que aunque el Máster de Secundaria ya cuenta con una parte de formación común e incluye formación en didáctica del área o materia específica, el objetivo del mismo, dicen, «no es formar en contenidos de la especialidad, que deben haberse adquirido en el Grado». Lo importante, asegura Educación, «es que los futuros docentes adquieran las competencias necesarias para impartir docencia, trabajar interdisciplinarmente, introducir innovación, utilizar metodologías diversas y motivadoras, y gestionar todas las funciones y competencias que los docentes deben cumplir diariamente en un centro.

Por eso, de cara a reforzar la propuesta de mejora anterior, se puede fomentar la generalización de asignaturas ligadas a la docencia, particularmente, de didácticas de las áreas y materias en titulaciones que habitualmente escogen los estudiantes que deciden seguir la carrera docente.

Establecer un nuevo modelo de iniciación a la docente (PID) pero no al ‘MIR educativo’

El modelo de la iniciación a la docencia (PID) cuenta con dos fases, una dedicada a las prácticas de la formación inicial para todo el futuro profesorado y otra orientada al proceso de selección de los docentes de la enseñanza pública.

La propuesta del ministerio incide en la mejora de las prácticas de los Grados y el Máster, «asegurando así que todo aquel que quiera comenzar su carrera en la docencia reciba la formación necesaria para poder ejercer esta profesión», dice el documento.

En cualquier caso, aclaran que no se trataría de un MIR educativo, pedido por varios sectores como en su día hizo la Conferencia de Decanos de Educación, y que existe en otras profesiones, como la médica, para adquirir una especialidad. Educación rechaza el MIR educativa porque dice que «estas prácticas no están orientadas prioritariamente hacia una especialización docente».

Educación propone también un proyecto formativo dual para estas enseñanzas que se desarrolle complementariamente en el centro universitario y en un centro educativo de enseñanza no universitaria, en el que la actividad formativa desarrollada de forma dual en la universidad y la entidad colaboradora pueda alternarse con una actividad laboral retribuida. Para la mejora del sistema de prácticas consideran fundamental el papel del mentor.

Formación permanente

Educación señala que «se debe asumir como compromiso de las administraciones educativas garantizar la formación permanente de sus docentes», que debe ser entendida como un derecho y como un deber. Ahora, para poder cubrir sus necesidades de formación, en ocasiones, los docentes requieren permisos de las administraciones educativas para asistir a jornadas, congresos, formación en empresas etc. por lo que el ministerio insiste en «promover entre las diferentes administraciones educativas el reconocimiento de estos permisos para la formación».

Dentro de la formación permanente también se propone: El establecimiento de un marco de competencias profesionales docentes para crear un referente para la detección de necesidades y la planificación en la formación permanente del profesorado; utilizar como referencia en la formación permanente el marco de la competencia digital, Asegurar la oferta de aspectos clave en la formación permanente o fomentar la diversidad de modalidades de formación permanente del profesorado.

Reformular los procesos de selección para la función pública docente

«Teniendo en cuenta que a partir del 2024 se prevé la reducción significativa del número de interinos en la educación púbica nos ha de servir esta situación para promover una modificación de los sistemas de acceso», dice el ministerio.

La reducción de los interinos se relaciona con el borrador del nuevo real decreto que regula el ingreso a los cuerpos docentes que se aplicará de 2022 a 2024 y que ha puesto en pie de guerra a los docentes plenamente formados pero con poca experiencia en comparación con los interinos de larga duración al considerar que quedan en dsventaja respecto a estos últimos, a quienes se premia porque la experiencia cuenta más que nunca e incluso quedan exentos del examen para acceder a la plaza.

El ministerio dice que en la línea con esa reducción de interinos (que tiene como base el acuerdo contra la temporalidad firmado entre el Gobierno y los sindicatos CC.OO, UGT y CSIF), «hemos de replantearnos los procesos de selección buscando la identificación de quienes son más idóneos, para ello podemos tomar como referencia el Marco de competencias profesionales docentes del que se ha hablado anteriormente. Es necesario asegurar que los docentes que acceden a la función pública demuestren, no solo su competencia científica disciplinar, sino también los conocimientos, destrezas y actitudes referidos la función docente (normativa educativa, atención a la diversidad, etc.)».

Revisar los planes de estudio de las titulaciones que habilitan para la docencia

La normativa referida a los requisitos para la verificación de los títulos universitarios habilitantes para la docencia «debe ser revisada», dice Educación. Consideran que «es necesaria una reformulación que permita introducir aspectos tan fundamentales como son el currículo competencial, la atención a la diversidad o el desarrollo sostenible».

Actualizar el contenido de las oposiciones

Alegría propone también modificar los temarios de oposiciones, «uniéndolo a la realidad actual de las áreas y materias». Agrega el informe que se deben actualizar, además, desde un punto de vista científico.

Revisar las condiciones de cualificación de los docentes de centros privados

El ministerio dice que de igual manera que se debe sopesar la posibilidad de relacionar la especialidad del Máster con el acceso a la carrera docente en el ámbito de los interinos de la enseñanza pública, en el caso de los centros privados iría dirigido a la adscripción de la acreditación de la formación específica a una especialidad del Máster, por lo que se debe revisar la normativa que regula las condiciones de formación inicial del profesorado de los centros privados para ejercer la docencia. Se explorarán mecanismos que permitan organizar sistemas de iniciación profesional semejantes al establecido para los nuevos funcionarios docentes.

Be the first to comment on "El Gobierno propone un examen especial para entrar en la carrera de Magisterio"

Leave a comment

Your email address will not be published.