Sobre los Santos Inocentes y las inocentadas

Escena del nacimiento del Niño Jesús. /AleluyaEscena del nacimiento del Niño Jesús. /Aleluya

Al final de lo que se trata es de burlarse de la inocencia y bondad de aquellos que, poco dados a la mentira, no dudan de la veracidad de lo que les cuenta un familiar o amigo

Valencia, martes 28.12.21

ANTONIO GIL-TERRÓN PUCHADES

Nunca he acabado de comprender el carácter jocoso y de burla hacia la credulidad del prójimo que se le ha dado a la fecha de hoy, 28 de diciembre festividad de los Santos Inocentes, constituida en memoria de los centenares de niños degollados por orden del rey Herodes. Francamente, no sé dónde está la gracia.

Y es que al final de lo que se trata es de burlarse de la inocencia y bondad de aquellos que, poco dados a la mentira, no dudan de la veracidad de lo que les cuenta un familiar o amigo.

De lo que se trata es de ridiculizar la buena fe de los “inocentes”, al tiempo que se ensalza la mentira como si de un arte se tratara.

La arqueología moderna verifica la matanza de los Santos Inocentes recogida en el Evangelio

«Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto, y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: «De Egipto llamé a mi Hijo [Oseas 11 .1]». Herodes entonces, cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en todos sus alrededores, conforme al tiempo que había inquirido de los magos».

En el año 2008, la cadena televisiva estadounidense Canal Historia [History Channel] sacó a la luz una investigación realizada por arqueólogos de la Universidad Hebrea de Jerusalén, en la que es posible observar la excavación donde aparecen desenterrados los restos, por muerte violenta, de cientos de de niños, antropomórficamente de la misma edad que los que Herodes, según el Evangelio, habría mandado ejecutar. Tras ser sometidos a la prueba del carbono 14 se comprobó que la fecha del enterramiento fue entre finales del siglo primero antes de Cristo y principios siglo primero después de Cristo, coincidiendo también las fechas con lo narrado en el Evangelio.

Personalmente no necesito pruebas ni evidencias palpables para consolidar mi fe; simplemente, la fe, se tiene o no se tiene; y su presencia da seguridad frente a la incertidumbre, paz interior, y fuerza frente a la adversidad… ¿Qué valor añadido da su ausencia?

Be the first to comment on "Sobre los Santos Inocentes y las inocentadas"

Leave a comment

Your email address will not be published.