UCV y Fundación Broseta alertan del conflicto entre libertad de expresión y exaltación del odio

Jose Manuel Pagán El rector de la UCV apela a “no caer en el lodazal de los intolerantes que buscan, a través de la manipulación y la intoxicación, imponer sus obsesiones”/UCVJose Manuel Pagán El rector de la UCV apela a “no caer en el lodazal de los intolerantes que buscan, a través de la manipulación y la intoxicación, imponer sus obsesiones”/UCV

«Quien se miente a sí mismo y escucha sus propias mentiras, llega al punto de no poder distinguir la verdad»

Valencia, jueves 18.11.21

ANTONIO CASAÑ

Jose Manuel Pagán, rector de la UCV, apela a “no caer en el lodazal de los intolerantes que buscan, a través de la manipulación y la intoxicación, imponer sus obsesiones”. Un año más, la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales de la Universidad Católica de Valencia (UCV) ha acogido las jornadas que celebra la Fundación Profesor Broseta y que, en esta ocasión, se han centrado en la libertad de expresión y el terrorismo.

Profesores, ponentes y expertos se han reunido para discutir sobre este tema -tan polémico como actual, así como fundamental para la convivencia-, partiendo de la base de que la libertad de expresión es un derecho fundamental en democracia, aunque también, como ha reconocido Pagán, puede producir daño “cuando va ligado a la exaltación del daño causado por las pistolas”.

En la inauguración del encuentro, que ha tenido lugar en la sede de San Juan y San Vicente, el rector de la UCV ha apelado a la “serenidad, desde la reflexión certera, que a su vez nos permita permanecer alerta ante el ruido y la confusión, pero también ante la mentira y, de esta forma, no caer en el lodazal de los intolerantes que, como ha dicho en alguna ocasión Maite Pagazaurtundúa, buscan a través de la manipulación y la intoxicación imponer sus obsesiones”.

“Quien se miente a sí mismo y escucha sus propias mentiras, llega al punto de no poder distinguir la verdad, ni dentro de sí mismo ni en torno a sí, y de este modo, comienza a perder el respeto a sí mismo y a los demás. Luego, como ya no estima a nadie, deja también de amar”, ha afirmado Jose Manuel Pagán, citando a Dostoyevski.

Pagán ha dedicado también unas palabras a las víctimas: “no me parece concebible en ningún foro hablar de terrorismo y no tener una mirada limpia hacia la víctima. Menos aún, en una jornada como la de hoy en la que tenemos entre nosotros a víctimas directas del terror vivido en España, personas que han visto caer a familiares y amigos. A todas ellas les ofrezco el cariño de la Universidad Católica de Valencia, nuestro respeto y nuestras oraciones”.

“El conflicto entre los delitos del odio y la libertad de expresión es a veces alentado por los políticos”

En la sesión de apertura ha intervenido la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, quien ha puesto la mirada en “los valores superiores para construir una sociedad libre y pilar donde la libertad de expresión juega un papel fundamental. El respeto a los demás, constituye el fundamento de esta libertad de expresión que se convierte en termómetro para medir la calidad democrática de un país”.

Este derecho, “condición previa y necesaria para el ejercicio de otros derechos, es el instrumento para preservar la pluralidad, la paz social, que desde la Constitución del 78 ha gozado de buena salud”, ha explicado Bravo, quien ha reiterado en su centralidad y necesidad.

Para Gabriela Bravo, consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, “el conflicto entre los delitos del odio y la libertad de expresión es a veces alentado por los políticos”/UCV

Para Gabriela Bravo, consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, “el conflicto entre los delitos del odio y la libertad de expresión es a veces alentado por los políticos”/UCV

No obstante, ha reflexionado sobre el hecho de que “su carácter no es absoluto” y que su delimitación “sólo puede hacerse mediante un deliberado juicio de ponderación entre los derechos y libertades que, al ejercerse, entran en colisión”. Un ejercicio que reclama “veracidad, respeto a las personas y al interés general. Esta prevalencia la justifica el Tribunal Constitucional por ser estas libertades las garantes de la existencia de una opinión pública libre y una convivencia en paz”, ha aseverado la consellera.

En este sentido, se ha referido al conflicto entre los delitos del odio y la libertad de expresión, “a veces alentado por los políticos. Incitar al odio, atacar los bienes ajenos… No es ejercer un derecho fundamental, sino incurrir en conductas delictivas, tipificadas en nuestro Código Penal”, ha aseverado Bravo.

La consellera ha incidido, igualmente, en la paradoja de que los avances en la comunicación de la era digital hayan traído consigo fenómenos como la posverdad, las noticias falsas, la propaganda y la manipulación, que, si bien han existido siempre nunca con tanta difusión y capacidad de “extender la polarización, la crispación y el odio”.

“No es libertad de expresión, sino violencia callejera, y es inadmisible”

La apertura de la jornada ha contado con la intervención del presidente de la Fundación Broseta, Vicente Garrido Mayol, quien ha recordado al eminente catedrático de la Universidad de Valencia, abogado, político y consejero de Estado que dio nombre a esta institución, hace ya tres décadas. Desde entonces, la fundación desarrolla programas de sensibilización -sobre todo, dirigidos a los más jóvenes- para ponerse al lado de las víctimas y no olvidar el horror vivido por el terrorismo de ETA. Una actividad en la que cuentan con la colaboración de la UCV y de la Generalitat y que ha agradecido Garrido Mayol.

Sobre el tema abordado en el encuentro, la libertad de expresión, este experto ha incidido en que “es propia de una democracia, de Estados donde las libertades están garantizadas y, afortunadamente en España gozamos de libertad de expresión”. No obstante, como todos los derechos fundamentales, tiene unos límites “si se ve amenazada la convivencia en paz”.

“Podemos pensar de manera bien diversa, cada uno tiene sus ideas, pero lo más importante es el respeto. No hay que renunciar a hacer proselitismo de las propias ideas, y esto es la convivencia en paz, evitando posturas que, desgraciadamente en los últimos tiempos abundan y que nos perturban”, ha afirmado Garrido Mayol, apelando a defender el “espíritu de la Transición y de la Constitución del 78, que ha proporcionado progreso a España desde todos los puntos de vista”.

“Todos tenemos derecho a manifestarnos, pero quemar contenedores, entrar en establecimientos, romper coches… No es libertad de expresión, sino violencia callejera. Y es inadmisible. La violencia es siempre rechazable, más aún si se recuerda al terrorismo”, ha concluido el catedrático de la Universidad de Valencia.

“La forma de atacar a las víctimas del Holocausto es muy parecida a la que vemos en España con las víctimas del terrorismo: la revictimización”

La primera conferencia ha corrido a cargo de la eurodiputada Maite Pagazaurtundúa, quien ha presentado “Cartografía del odio”, siendo la UCV la primera universidad donde se presenta este estudio. Elaborado junto a su Oficina en el Parlamento Europeo, el análisis recopila 80.000 datos relativos a seis países europeos -España, Francia, Italia, Alemania, Hungría y Polonia- y abarca un periodo comprendido entre enero del 2015 -año en el que el Eurobarómetro alertó de un retroceso en los niveles de tolerancia en el viejo continente- y junio del 2020.

Así, la eurodiputada ha asegurado que xenofobia, racismo, antigitanismo y antisemitismo siguen siendo los delitos de odio más desarrollados, y que “la forma de atacar a las víctimas del Holocausto es muy parecida a la que vemos en España con las víctimas del terrorismo: la revictimización”.

“Es la dignidad humana la que es atacada en todas estas motivaciones de índole social y político. Las instituciones están muy preocupadas por los delitos de odio. Y pronto se va a iniciar el procedimiento en el Consejo de Europa para determinar la gravedad y repercusión de estos delitos”, ha señalado la ponente.

Por otro lado, la activista en favor de las víctimas, quien ha sufrido el zarpazo del terrorismo con el asesinato de su propio hermano en el País Vasco, ha alertado acerca de la “mutación del fenómeno terrorista, ante la cual a veces las instituciones tienen dudas” y ha querido recorrer el camino del odio social, “que antes de que convertirse en violencia tiene una parte verbal; sin esta parte verbal no hay un odio social”.

El simposio ha contado con la intervención de la abogada Carmen Ladrón y de los expertos José A. Fernández de Luz, coronel de la Guardia Civil; Ignacio del Olmo, comisario de la Policía Nacional; y David Delgado, Universidad Rey Juan Carlos, que han ofrecido distintas acciones para prevenir la radicalización violenta.

Los retos de la libertad de expresión en España han sido abordados en una conferencia por Garrido Mayol y en una mesa redonda conformada por los profesores de la Universidad de Valencia, Mariano Vivancos y Alexandre Catalá; y los docentes de la UCV, Ferran García y Silvia Sempere.

Be the first to comment on "UCV y Fundación Broseta alertan del conflicto entre libertad de expresión y exaltación del odio"

Leave a comment

Your email address will not be published.