Silencio de otoño

FOTOGRAFÍA ROSA MURIELFOTOGRAFÍA ROSA MURIEL

ROSA MURIEL / ASÍ ES LA VIDA

25.10.21Rosa Muriel

Mañana de otoño, un sol radiante que me ha invitado a perderme por el bosque. Se respira paz, quizás en algunos segundos nostalgia, añoranzas, recuerdos, pero vuelve la paz que da el sonido de la madre naturaleza y… silencio, sin el silencio es imposible que exista ese sonido.

Aquí mismo, en la tranquilidad de la mañana, resuena el agua que correr por algún lado, oigo mi respiración mientras escucho el bombeo de mi corazón mientras vivo, como la estela de un cometa, que toda existencia va dejando tras de sí un murmullo. Y… silencio.

Me descalzo para poder pisar y sentir con mis pies desnudos la tierra llena de acículas aun mojadas que ha dejado estos días de lluvia, y me dejo llevar, vuelven a mi pensamiento lo que he vivido en los últimos meses y mejor no, mejor dejarlo pasar como esa nube que pasa y se evapora.

Y silencio. Silencio del dolor y sufrimiento, el silencio a callar, a no decir, a no pronunciar cada palabra como si tuviese falsas cuerdas vocales. Pero sigo aquí con mis pies desnudos pisando las hojas, y sigo en silencio escuchando el movimiento de las hojas de los árboles con un suave viento, todo está ahí, absolutamente todo, y todo queda.

«Verla allí sentada sin dar señales de nada me hace darme cuenta de que el silencio tiene un sonido». -Jodi Picoult-

Be the first to comment on "Silencio de otoño"

Leave a comment

Your email address will not be published.