Cáncer de mama, enfermedad compleja y multifactorial

Día internacional del cáncer de mama, que se celebra este 19 de octubre/ARCHIVO IV.COMDía internacional del cáncer de mama, que se celebra este 19 de octubre/ARCHIVO IV.COM

Ocurre cuando algunas células de la mama comienzan a crecer de forma anormal. Estas células se dividen más rápidamente que las células sanas y continúan acumulándose, formando un bulto o tumor.

Valencia, 19.10.21

A. CASAÑ

Se trata de una enfermedad muy compleja y multifactorial en la que entran en juego una combinación de características individuales, como la edad, sexo y los genes; factores externos (contaminación, virus, radiación UV, etc) y de estilo de vida. Lo más importante, consultar rápidamente al médico si se encuentra un bulto u otro cambio en las mamas, incluso los resultados han sido normales en una mamografía reciente, hay que pedir una consulta con el médico para que evalúe de inmediato.

Los médicos saben que el cáncer de mama ocurre cuando algunas células de la mama comienzan a crecer de forma anormal. Estas células se dividen más rápidamente que las células sanas y continúan acumulándose, formando un bulto o tumor. Las células pueden diseminarse (hacer metástasis) a través de la mama a tus ganglios linfáticos o a otras partes de tu cuerpo.

Más frecuentemente el cáncer de mama comienza con células en los conductos para producir leche (carcinoma ductal invasivo). El cáncer de mama quizás también comience en el tejido glandular conocido como lobulillos (carcinoma lobulillar invasivo) o en otras células o tejido dentro de la mama.

Los investigadores han identificado factores hormonales, de estilo de vida, y ambientales que pueden aumentar tu riesgo de cáncer de mama. Pero no está claro por qué algunas personas que no presentan factores de riesgo desarrollan cáncer, pero otras que tienen factores de riesgo no lo hacen. Es probable que el cáncer de mama esté causado por una interacción compleja de tu perfil genético y tu medio ambiente.

Para la doctora Emilia Gómez Pardo, asesora científica de CRIS contra el cáncer en temas de nutrición, asegura que, teniendo solo en cuenta los hábitos de vida, «se podría evitar uno de cada tres cánceres de mama cada año, unos 11.000 casos».

Anatomía de la mama./MAYO CLÍNIC

 

Este tumor ya se ha convertido en la principal causa de cáncer en todo el mundo. En España, se estima que en 2021 se diagnosticarán 33.375 nuevos casos de cáncer de mama, según el informe Las cifras del cáncer en España de la SEOM.

Lo que más influye en el riesgo de tener un tumor en el pecho es el consumo de alcohol. «En el organismo se transforma en acetaldehido, que es un tóxico que produce mutaciones en el genoma y está directamente relacionado con cáncer de mama», señala la doctora Gómez Pardo, quien advierte: «No hay consumo mínimo de alcohol que se considere seguro. Si quieres prevenirlo, consumo cero». En este sentido, recuerda que no es el único tumor relacionado con este hábito.

El segundo factor de estilo de vida que más influye es el ejercicio. Evitar el sedentarismo (estar sentado o tumbado la maor parte dle tiempo) y practicar una actividad física vigorosa reduce el riesgo de cáncer de mama. Las recomendaciones de la OMS para mantenerse en forma son claras: los adultos deberían realizar actividades físicas aeróbicas moderadas durante al menos 150 a 300 minutos, o actividades físicas aeróbicas intensas durante al menos 75 a 150 minutos, o una combinación equivalente de actividades moderadas e intensas a lo largo de la semana.

Aunque cada uno tiene que ajustar la práctica a su momento vital y condiciones físicas, la experta consultada asegura que la actividad vigorosa (la que aumenta la frecuencia cardiaca y no nos permite mantener una conversación) es importante en todo momento de la vida, «especialmente en la menopausia para recuperar masa muscular y evitar el sobrepeso». Y no vale hacer mucho ejercicio de lunes a viernes si luego el fin de semana nos lo pasamos sentados en el sofá. «Hay que moverse cuanto más mejor, todo suma. El sedentarismo es malo por si mismo».

Muy relacionado con el ejercicio y la alimentación está el sobrepeso, otro factor de riesgo. El cáncer de mama postmenopáusico está muy relacionado con el exceso de grasa en el organismo, por eso la recomendación es «mantener un peso saludable y más o menos estable toda la vida».

Con respecto a la dieta, la asesora científica de Cris contra el cáncer en temas de nutrición, se muestra clara: «no hay un alimento o nutriente concreto que produzca cáncer o nos proteja de él». Pero sí un patrón de alimentación que puede ser beneficioso para nuestra salud o contraproducente.

«La alimentación oncosaludable es mayoritariamente vegetal, aunque no exclusivamente: frutas, verduras legumbres, cereales (en su mayoría integrales), frutos secos, semillas y hierbas; un consumo moderado de lácteos, huevos, pescado y carne blanca (pollo, pavo, conejo); y reducir mucho el consumo de carne roja, a 200 gramos a la semana», enumera la experta, que recomienda eliminar de la dieta las «bebidas azucaradas, los ultraprocesados y el alcohol y limitar mucho la carne procesada» porque forman parte de un tipo de dieta «inflamatoria, oxidativa y poco nutritiva».

Por último, aunque no menos importante, hay que dejar el tabaco. Además, es fundamental participar en los cribados para la detección temprana del cáncer, ya que el diagnóstico precoz es vital para un pronóstico más favorable.

Cáncer de mama hereditario

Los médicos calculan que entre 5 y 10 por ciento de cánceres de mama están relacionados a mutaciones de genes pasados a través de las generaciones en una familia.

Se han identificado varios genes mutados hereditarios que pueden aumentar la posibilidad del cáncer de mama. Los más conocidos son el gen 1 (BRCA1) y el gen 2 (BRCA2) de cáncer de mama, ambos aumentan significativamente el riesgo tanto de cáncer de mama como de ovario.

Si tienes antecedentes familiares significativos de cáncer de mama o de otros tipos de cáncer, tu médico quizás recomiende un análisis de sangre para ayudar a identificar las mutaciones específicas en BRCA u otros genes que se están trasmitiendo por tu familia.

Considera pedirle a tu médico que te remita a un asesor genético, quien puede evaluar tus antecedentes de salud familiares. Un asesor genético también puede hablar sobre los beneficios, riesgos, y limitaciones de las pruebas genéticas para ayudarte con la toma compartida de decisiones.

Be the first to comment on "Cáncer de mama, enfermedad compleja y multifactorial"

Leave a comment

Your email address will not be published.