Los diez dedos de la mano

FOTOGRAFÍA ROSA MURIELFOTOGRAFÍA ROSA MURIEL

ROSA MURIEL / ASÍ ES LA VIDA

11.10.21Rosa Muriel

Me quedé mirando mis manos y conté mis dedos ¡diez dedos!, como siempre ahí estaban. Los observé, empecé a enumerarlos con valores de la verdad, la bondad, la lealtad, la honestidad, la empatía… ¡ya tengo cinco! Dignidad, arrepentimiento, perdón, razón, amor… ¡completé cinco más! ¡Ya tengo los diez!.

He pensado en las personas que han pasado por mi vida y no sé han quedado porque no he querido que se queden. Sé que las personas cambian, los problemas se solucionan, la vida sigue y el tiempo pasado nunca regresa, por suerte y afortunadamente con ciertas cosas y personas.

Sé también que cuando algo se rompe nada vuelve a ser igual aunque lo arregles, ya nunca vuelve a ser lo mismo. Y las oportunidades nunca se repiten.

Hay personas que carecen de tantos valores que te llegan a dar un guantazo sin manos que te dejan cao, sin esperarlo, así a lo bestia, a sangre fría y sin ningún tipo de remordimiento y lo peor sin arrepentimiento.

Pienso que esos diez valores enumerados con mis dedos son fundamentales para ese tipo de personas y que les faltan, por qué sin la verdad, bondad, lealtad, honestidad, empatía, dignidad, el arrepentimiento, el perdón, la razón y el amor están vacías, ¡un asco!.

Hay un montón de más valores, pero con estos me bastan, se tiene que tener mucho cuidado en quién fijas la vista, en quién confías, de quién te enamoras y dónde pones los pies.

Dicen que hay personas que existen solo como ejemplo de lo que nunca debemos ser. Hechos por la vida, para que otros no sean como ellos.

Be the first to comment on "Los diez dedos de la mano"

Leave a comment

Your email address will not be published.