Mario Camus, el cine que enseñó a leer a miles de españoles

Mario Camus en 2011, cuando la Academia de Cine reconoció su labor de toda una vida con el Goya de Honor./RTVEMario Camus en 2011, cuando la Academia de Cine reconoció su labor de toda una vida con el Goya de Honor./RTVE

El director adaptó con maestría algunas de los clásicos de la literatura española desde Lorca a Delibes

Domingo, 19.09.21

ANTONIO CASAÑ

Mario Camus falleció en la madrugada del sábado en Santander, a los 86 años. El cineasta, autor de títulos capitales como Los santos inocentes’ y ‘La colmena’, destacó sobre todo por sus adaptaciones literarias, aunque su obra es muy rica y no faltaron guiones originales en su filmografía. Incluso destacó en el mundo de la televisión, mucho antes de la moda de las series, con ejemplos tan destacados como ‘Curro Jiménez’, ‘Fortunata y Jacinta‘ y ‘La forja de un rebelde’, entre otras.

El director de cine era reacio a las entrevistas por su timidez aunque sí existía una cualidad que siempre deslizaba en sus respuestas: su carácter de lector insaciable y su querencia por la literatura española de los años 50. Desde Ignacio Aldecoa, Camilo José Cela, Ana María Matute, Miguel Delibes hasta Lorca o Eduardo Mendoza se contaban entre sus lecturas y escritores predilectos.

De hecho, varias generaciones de españoles descubrieron a autores como Miguel DelibesCamilo José CelaCalderón de la Barca y Benito Pérez Galdós gracias a las adaptaciones de Camus. En muchos casos eran traducciones imposibles, que solo podía acometer con éxito un enorme lector y un guionista capaz de comprender la esencia de las obras a las que se enfrentaba, sin traicionarlas pero sin caer preso en sus trampas literarias.

“Tengo un gran cariño por esa gran literatura. En cuanto puedo y hay una novela de ellos que me llama la atención intento adaptarla”, aseguraba. Su devoción literaria desembocó en la maestría en sus adaptaciones de grandes obras a películas y series como Fortunata y JacintaLa colmena o Los santos inocentes, que Camus espigaba como guionista y orillaba a su terreno.

“Es una costumbre muy extendida, todos los grandes autores han adaptado películas. El 90% de las películas están basadas en novelas como Lo que el viento se llevó Las uvas de la ira”, remarcaba en una entrevista a TVE sobre la calidad de la materia prima aunque ponía en valor la necesidad “de grandes guionistas” para esculpirla en imágenes. Sus películas acercaron los clásicos de la literatura a miles de españoles en una radiografía consciente de la memoria social del país.

Con 'Los santos inocentes' Camus se llevó un premio, aunque no la Palma de Oro, y sus protagonistas masculinos, Alfredo Landa y Francisco Rabal, se llevaron ex aequo el premio de interpretación./RTVE

Con ‘Los santos inocentes’ Camus se llevó un premio, aunque no la Palma de Oro, y sus protagonistas masculinos, Alfredo Landa y Francisco Rabal, se llevaron ex aequo el premio de interpretación./RTVE

Nacido en Santander en 1935, después de estudiar Derecho se diplomó en dirección en la Escuela Oficial de Cinematografía, en un giro de guion que nunca agradecerán lo suficiente los aficionados al cine. Él fue el representante más ilustre del llamado Nuevo Cine español, en parte porque nunca hizo demasiado caso al adjetivo y llegó muy leído al oficio, sabedor de que lo viejo o clásico no era menos importante.

En los 60 tuvo una etapa musical con el cantante Raphael como protagonista. Justo este domingo el artista presenta en San Sebastián la serie documental ‘Raphaelismo’, de Movistar+, en la que también habla de sus películas con Camus. Ambos rodaron juntos títulos como ‘Cuando tú no estás’, ‘Al ponerse el sol’ y ‘Digan lo que digan’ todas en la década de los sesenta. Asimismo, Camus dirigió a Sara Montiel en ‘Esa mujer’, coescrita con Antonio Gala en 1969.

En los años setenta, el cine de Camus se vuelve más profundo e interesante. Destacan ‘Los pájaros de Baden-Baden’ y ‘La joven casada’, de nuevo a partir de un texto de Aldecoa. En esa época también sobresalen sus frecuentes colaboraciones con TVE. Fruto de ese trabajo es ‘La leyenda del alcalde de Zalamea’ (1972). Antes de llegar a los 80 vendría la lujosa adaptación (al menos para los medios de la cadena pública en aquellos tiempos) de ‘Fortunata y Jacinta’.

Pero sus títulos más recordados fueron rodados en los 80. Justo después de la miniserie ‘Los desastres de la guerra’, Camus adapta a Cela y reúne un reparto casi irrepetible en ‘La colmena’ (1982), película con la que ganó el Oso de Oro en Berlín. Dos años después, triunfó en Cannes con ‘Los santos inocentes’. Él se llevó un premio, aunque no la Palma de Oro, y sus protagonistas masculinos, Alfredo Landa y Francisco Rabal, se llevaron ex aequo el premio de interpretación.

En 2011, la Academia de Cine reconoció su labor de toda una vida con el Goya de Honor.

Be the first to comment on "Mario Camus, el cine que enseñó a leer a miles de españoles"

Leave a comment

Your email address will not be published.