Poner un huevo con perspectiva de género

A G-T P facebook

ANTONIO GIL-TERRÓN PUCHADES

05.09.21

Pretender solucionar el bajo índice de natalidad en España, mediante el fomento de la inmigración, tal y como propone la Agenda 20-30 del tostado de la Moncloa, es tan “inteligente” como pretender solucionar la falta de afición a la lectura en España, trayendo lectores de fuera que –además- no entiendan el español.

Todo menos preguntarse por qué los españoles no se animan a traer más hijos al mundo, y poner los medios necesarios para que cambien de opinión. Es entonces cuando uno se pregunta a que se dedican los 656 asesores de la Moncloa, además de tocárselos.

Si la natalidad en España es baja, tan solo es por lo caro que hoy resulta traer un hijo a este país, donde cada día se inventa un impuesto nuevo para dar de comer a las fauces voraces de los miles de chiringuitos progres que el régimen socialcomunista ha creado para colocar a los suyos.

Si encender la luz tiene un coste de infarto, imagínense ustedes el dar a luz y todo lo que ello conlleva. Valga como ejemplo el precio de los pañales en España que va incrementado con un 21% de IVA. Auténtica caca de luxe.

Amén de que para traer un niño al mundo, hace falta que exista -previamente- una relación hombre/mujer, algo que hoy en día, además de necesitar un manual de jurisprudencia, no solo no está de moda, ni es progre, ni verde, ni digital, sino que tampoco se promociona ni subvenciona con dinero público, como si ocurre con otro tipo de relaciones sexuales alternativas, o interacciones corporales verdes, con vegetales o en solitario.

Pero a pesar del apoyo institucional del régimen sanchista, este tipo de relaciones sexuales, no se han desarrollado técnicamente lo suficiente, a pesar de las subvenciones recibidas, como para que los beneficiarios sean capaces de poner un huevo con perspectiva de género, y que del mismo salga algo que se mueva.

¿Qué en España el índice de nacimientos es bajo? Pues normal. Lo anormal sería que no lo fuera, si añadimos a todo lo anteriormente dicho, los cien mil abortos que se practican cada año con cargo a la Seguridad Social.

El problema no es el bajo índice de natalidad. El problema son ellos.

NOTA: Al hilo de todo lo dicho, y cuando parecía que el ridículo alcanzado por el chiquilicuatre de Zapatero en Eurovisión, era insuperable, se estrena en primicia el excelso musical de la era Sánchez, a iniciativa de la señora ministra de igualdad, antes de su presentación y gira por las principales repúblicas bananeras del mundo tiranizado:

Be the first to comment on "Poner un huevo con perspectiva de género"

Leave a comment

Your email address will not be published.