Solo los penaltis pudieron con España

Dani Olmo y Luis Enrique demostraron el talento de la selección y el futuro más que ilussionante que España tiene por delante./UEFADani Olmo y Luis Enrique demostraron el talento de la selección y el futuro más que ilussionante que España tiene por delante./UEFA

La Roja fue mejor que Italia, se va de la Eurocopa con la cabeza muy alta y mostrando que tiene un gran futuro por delante

Miércoles, 07.07.21

Manuel Huerta.-  Esta vez los penaltis decidieron en contra y España no estará en la final de la Eurocopa, pero yo me quedo con que la Roja se va del torneo con la cabeza muy alta, demostrando que es una selección de mucho futuro y que no es inferior a nadie. Y además, en clara diferencia con otras grandes selecciones, la nuestra acaba de nacer y en eso les llevamos mucha ventaja. Ventaja no solo en edad sino también en talento.

La puesta en escena de España sorprendió a todo el mundo porque Luis Enrique decidió dejar en el banquillo a Morata y Gerard Moreno para apostar por la figura del falso nueve representada en Oyarzabal y Olmo. La apuesta del seleccionador le salió muy positiva porque el equipo completó un primer cuarto de hora espectacular. Con el balón en su poder, Italia no salió de su campo.

Italia no existió, sometida a una España en la que el enorme talento de Olmo y de Pedri eran protagonistas con un repertorio de pases y de saber moverse de manual. El gol no llegaba, aunque Oyarzabal lo rondó. Todo era tranquilidad para la Roja, pero pudo cambiar a los 20 minutos, cuando un error de Unai le permitió a Italia generar una ocasión muy clara que evitó Busquets cuando Barella lo tenía todo para marcar. Esa acción le quitó el miedo del cuerpo a Italia y se lo metió a España, que dio un paso atrás para protegerse de las contras italianas. El partido se igualó un poco más, pero fue Dani Olmo el que tuvo la mejor ocasión para marcar, aunque Donnarumma hizo una parada antológica para evitar el 0-1.

España intentaba tener de nuevo el control, a través de la posesión, pero Italia subió las líneas de presión y los de Luis Enrique no lo tenían tan fácil como en el arranque del partido. España quería el balón e Italia, correr para plantarse lo antes posible ante Unai. Así fue la recta final de una primera mitad que finalizó con un disparo de Emerson al larguero, casi en la última jugada del primer acto, al que se llegó sin goles.

Luis Enrique, después del partido: "Me encanta competir. Me gusta ir a la Copa del Mundo con un equipo tan poderoso e impresionante como este, pero quién puede ver el futuro "./UEFA

Luis Enrique, después del partido: «Me encanta competir. Me gusta ir a la Copa del Mundo con un equipo tan poderoso e impresionante como este, pero quién puede ver el futuro «./UEFA

Llegan los goles y la prórroga

La segunda mitad comenzó con el mismo guion que como acabó la primera. España comenzó mandando y generando ocasiones, pero sin concretarlas. La posesión final fue de 70-30 para los nuestros. Italia, por su parte seguía igual: defendiendo bien y buscando la contra para marcar. En esa batalla de estilos, Italia tuvo éxito en el minuto 60 con el gol de Chiesa nacido de un contraataque.

Luis Enrique reaccionó quitando a Ferran Torres y poniendo a Morata en busca del empate. Y acertó otra vez. La Roja fue a por todas y Oyarzabal y Olmo rondaron el gol ante una Italia que fue más Italia que nunca jugando al ‘catenaccio’ y confiando en la contra para sentenciar. Luis Enrique dio entrada a Gerard Moreno y puso a Rodri para jugar con doble pivote para tener más control sobre las contras italianas. Otro acierto.

España seguía y seguía buscando ese ansiado gol ante una Italia que aprovechaba cualquier error hispano para generar peligro. Los minutos iban cayendo sin que la Roja encontrara el empate. Hasta que apareció Morata en el minuto 80 para poner el 1-1 tras una jugada entre él y Dani Olmo. Ese gol fue gasolina para el motor de la Roja que no quería la prórroga y buscó el segundo tanto. No lo encontró, tampoco Italia, y España jugó su tercera prórroga seguida de esta Eurocopa.

Un tiempo extra en el que España propuso mucho más que Italia que seguía atrás y esperando un fallo español para tener una oportunidad. Oportunidades que fueron para los españoles que, sin embargo, no acertaron a marcar y se llegó al final de la prórroga con 1-1. El primer finalista de la Eurocopa se iba a decidir en la tanda de penaltis.

Una tanda que comenzó con Unai Simón parando el lanzamiento de Locatelli y con Dani Olmo enviando fuera el suyo. Belotti no falló para Italia y tampoco Gerard Moreno para España. Unos aciertos que continuaron Bonucci y Thiago para dejar todo empatado. Bernardeschi adelantó a Italia, falló Morata y todo dependía de Jorginho que no falló y le dio a Italia el pase a la final de la Eurocopa.

Datos del partido.-

Italia.-  Donnarumma; Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson (Tolói, m. 74); Barella (Locatelli, m. 85), Jorginho, Verratti (Pessina, m. 73); Chiesa (Bernardeschi, m. 107), Immobile (Berardi, m. 61), Insigne (Belotti, m. 85).

España.-  Unai Simón; Azpilicueta (Marcos Llorente, m. 85), Laporte, Eric García (Pau Torres, m. 109), Jordi Alba; Busquets (Thiago, m. 106), Koke (Rodri, m. 70), Pedri; Dani Olmo, Ferran Torres (Morata, m. 62) y Oyarzabal (Gerard Moreno, m. 70).

Goles: 1-0, Chiesa (m. 60); 1-1, Morata (m. 80)

Penaltis: Por Italia marcaron Belotti, Bonucci, Bernardeschi y Jorginho y falló Locatelli Por España marcaron Gerard Moreno, Thiago y fallaron Dani Olmo y Morata

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amarillas a Busquets (m. 51), Tolói (m. 97), Bonucci (m. 118)

Estadio: Wembley. 58.000 espectadores

Se el primero en comentar on "Solo los penaltis pudieron con España"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*