El relato sanchista: de lo cursi a lo ridículo

A G-T P facebookA G-T P facebook

Antonio Gil-Terrón Puchades

23.06.21

En 1996 el catedrático de la Universidad de Princeton, Alan Sokal, publicó un artículo, con una retórica empalagosamente posmodernista, en la revista “SOCIAL TEXT”; publicación esta, símbolo y referente del post modernismo neoyorkino. El pomposo y rimbombante título del artículo en cuestión era:

«TRANSGREDIR LOS LÍMITES: HACIA UNA HERMENÉUTICA TRANSFORMADORA DE LA GRAVEDAD CUÁNTICA». El escrito de Alan Sokal era una payasada de principio a fin, en el que no decía nada mínimamente coherente, y sin embargo sus líneas fueron acogidas con grandes elogios y alabanzas por parte de la “crítica especializada”, provocando las risas del propio Sokal, ya que su escrito no era más que una burla satírica hacia el auto llamado “mundo de la cultura”.

En el caso de Pedro Sánchez, sus homilías también son acogidas con grandes elogios y alabanzas, por parte de la “crítica especializada”; estómagos agradecidos, colocados como tertulianos, asalariados sin pudor ni vergüenza, estratégicamente repartidos y colocados a dedo, en los medios de comunicación públicos, así como en los amamantados por la teta pública.

Alan Sokal decía que no importaba que las palabras no dijeran nada coherente, siempre y cuando las parrafadas “sonasen” bien al oído. Sin embargo, en el caso de Sánchez, amén de no decir nada, sus insoportables sermones suenan mal a cualquier oído medianamente cultivado, amén de ser un claro insulto a la inteligencia ciudadana.

Bien se trate de pregonar que “hemos acabado con el virus”, como mintió a bombo y platillo “el líder supremo” hace un año, o para justificar lo injustificable, como en el caso de los indultos a quienes apoyaron su investidura, lo cierto es que la empalagosa y cutre jerga sanchista, almibarada por el chef Redondo, ha pasado de dar risa a producir vergüenza; amén de vómito por sobredosis de verborrea vana.

Be the first to comment on "El relato sanchista: de lo cursi a lo ridículo"

Leave a comment

Your email address will not be published.