Botellón en Valencia, el covid de nunca acabar

Los agentes han detectado "alta concurrencia" en los lugares de ocio que, no obstante, han quedado despejados con la llegada del toque de queda a las 0.00 horas./rtveEn el caso de la Comunidad Valenciana, son 32 contagiados de un viaje de fin de curso de Bachillerato a Mallorca. Los estudiantes, de diferentes institutos, viajaron en ferry el pasado 12 de junio hasta Mallorca, donde estuvieron hasta el día 18 de junio./Archivo informaValencia.com

La Policía Local disuelve una concentración de más de 300 jóvenes haciendo botellón y bailando en la avenida Blasco Ibáñez y plaza de Honduras

Valencia, sábado 19.06.21

A. Casañ.-  Lo cerificaba esta semana la consellería de Sanidad: los últimos contagios en la Comunidad Valenciana se registran mayoritariamente en el grupo de edad de los 18 a 29 años. Y mientras el proceso de vacunación avanza a buen ritmo para inmunizar a la mayor parte de personas posibles para alcanzar lo antes posible ese 70 por ciento de población que proporcione la famosa inmunidad de rebaño, ese grupo atario que más se contagia sigue practicando el botellón desde que se levantó en toque de queda.

Anoche, la Policía Local de Valencia tuvo que desalojar una concentración de alrededor de 300 jóvenes reunidos en la plaza de Honduras y Blasco Ibáñez en Valencia, y lo hizo entre aplausos de reconocimiento por parte de los vecinos, que llevan meses quejándose por las últimas reuniones de borrachera y descontrol en las medidas anti Covid y la inacción del Ayuntamiento de Ribó. El lunes además, contábamos los destrozos en muchos de los chiringuitos playeros que habían sido asaltados para robar las bebidas y practicar saqueos. Tampoco había vigilancia policial en la Malvarrosa.

Ayer, la Asociación de Hosteleros de la zona de la avenida Blasco Ibáñez y plaza Honduras advirtió ayer sobre las «crecientes actitudes incívicas, los altercados y el vandalismo que se han adueñado de las plazas, parques y jardines del barrio». Lo que demuestra que la falta de policía en ese turno de madrugada es un problema estructural de falta de plantillas y no es un problema puntual de algunas zonas de la ciudad. Este grupo de empresarios advirtió que «el cierre prematuro de los locales de ocio provoca la concentración masiva de público en la calle y un efecto llamada indeseable sobre el barrio como zona de botellón».

Los destrozos generados por el saqueo de los chiringuitos de la Malvarrosa/twitter

Los destrozos generados por el saqueo de los chiringuitos de la Malvarrosa/twitter

Lejos de una crítica ácida al responsable municipal -la concejalía de Seguirada Ciudadana- la Asociación empresarial  expresaba en un comunicado «su voluntad de colaboración con la Policía Local y con las distintas delegaciones del Ayuntamiento de Valencia, así como con la Coordinadora Hostelería de los Barrios de Valencia y el colectivo vecinal, de cara a promover las buenas prácticas y un ocio de calidad». Pero al mismo tiempo, reiteran su mensaje de tolerancia cero con las malas prácticas y con las conductas incívicas «que han puesto desgraciadamente de actualidad la zona de Blasco Ibáñez y Honduras».

Ya el fin de semana pasado, el levantamiento de las restricciones horarias provocó que la zona de Blasco Ibáñez y plaza Honduras fuera un foco de botellones y situaciones vandálicas de las que se quejan los vecinos. En este sentido, el grupo municipal popular denunció la ausencia de medidas al respecto por parte del gobierno local. La portavoz en el Ayuntamiento de València, María José Catalá, anunció que el PP llevaría al próximo pleno una moción para exigir más policías en las calles para frenar el descontrol del botellón y el incremento de inseguridad en muchos barrios.

Catalá denunció la actitud del alcalde, Joan Ribó, y su concejal de Policía, Aarón Cano, que no asumían ningún tipo responsabilidad por la «falta de planificación ante la caída del toque de queda y criminalice a la juventud y a los Erasmus cuando su obligación es tener agentes en la calle para evitar vandalismo que están sufriendo los vecinos y hosteleros».

Se el primero en comentar on "Botellón en Valencia, el covid de nunca acabar"

Deja tu comentario

No se publicará tu email


*